EE.UU. ayuda a negociar con el club de París y reaparece Anup en el FMI

Por un lado, Martín Lousteau obtiene apoyo de Henry Paulson para tratar con el club. Por el otro, Anup Singh sale de su rincón y objeta por cuenta propia las alzas salariales en Argentina.

El ministro argentino de economía se encontró con el secretario norteamericano de hacienda. Bastante conciliador, el alto funcionario se declaró dispuesto a cooperar para que Buenos Aires renegocie la deuda de US$ 5.300 millones con el club de París.

Vale decir, con los acreedores soberanos de Argentina. En realidad, Paulson habló de “acuerdos satisfactorios para restructurar esos pasivos. Cabe señalar un hecho cuidadosamente soslayado: mientras no existan mecanismos como los propuestos de 1995 a 2002 -sin éxito- sobre quiebra para países, estas tratativas pueden durar mucho.

El “vacío jurídico” (término de Alan Meltzer y Anne Krueger), de paso, seguirá licuando el valor real del capital e intereses debido al deterioro del dólar. Lousteau y sus colaboradores están en Washington por dos reuniones: la del Grupo de los 7, ya mismo, y la asamblea semestral conjunta FMI-Banco Mundial.

La oportunidad fue aprovechada por un viejo enemigo de Argentina y del sudeste asiático (en Malasia tiene el ingreso vedado). Anup Singh. Inexplicablemente, Dominique Strauss-Kahn lo mantiene como jefe de la sección para Latinoamérica y el Caribe.

Con amplio acceso a la prensa conservadora rioplatense, el sij recomendó “evitar, como prioridad clave, negociaciones salariales y reemplazarlas por reparto de dinero o alimentos vía planes sociales”. Pero, cauto, eludió referirse a los indicadores inflacionarios adulterados por el gobierno argentino.

El ministro argentino de economía se encontró con el secretario norteamericano de hacienda. Bastante conciliador, el alto funcionario se declaró dispuesto a cooperar para que Buenos Aires renegocie la deuda de US$ 5.300 millones con el club de París.

Vale decir, con los acreedores soberanos de Argentina. En realidad, Paulson habló de “acuerdos satisfactorios para restructurar esos pasivos. Cabe señalar un hecho cuidadosamente soslayado: mientras no existan mecanismos como los propuestos de 1995 a 2002 -sin éxito- sobre quiebra para países, estas tratativas pueden durar mucho.

El “vacío jurídico” (término de Alan Meltzer y Anne Krueger), de paso, seguirá licuando el valor real del capital e intereses debido al deterioro del dólar. Lousteau y sus colaboradores están en Washington por dos reuniones: la del Grupo de los 7, ya mismo, y la asamblea semestral conjunta FMI-Banco Mundial.

La oportunidad fue aprovechada por un viejo enemigo de Argentina y del sudeste asiático (en Malasia tiene el ingreso vedado). Anup Singh. Inexplicablemente, Dominique Strauss-Kahn lo mantiene como jefe de la sección para Latinoamérica y el Caribe.

Con amplio acceso a la prensa conservadora rioplatense, el sij recomendó “evitar, como prioridad clave, negociaciones salariales y reemplazarlas por reparto de dinero o alimentos vía planes sociales”. Pero, cauto, eludió referirse a los indicadores inflacionarios adulterados por el gobierno argentino.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades