Duhalde: “El dólar no preocupa al gobierno”

El presidente aseguró que la cotización del dólar no es una "preocupación" para el Gobierno, y aseguró que a pesar de la "tendencia a la baja" de la divisa, esa situación podría "interrumpirse y quedar estable".

Duhalde dijo que tiene la seguridad de que el dólar, “si tiene
que bajar, va a bajar, y si tiene que subir, va a subir”, pero
remarcó que “no hay preocupación” en el Poder Ejecutivo por ese
tema.

“Hay que seguir monitoreando para que no se generen
incertidumbres por una brusca caída ni por una brusca suba”,
indicó el jefe de Estado en declaraciones radiales formuladas esta
mañana.

Luego, agregó que los precios “poco a poco se van a ir
acomodando” a la cotización del dólar, y aseguró que “van a tender
a la baja algunos productos si se mantiene esta baja en la
cotización” de la moneda norteamericana.

Sobre el dólar, Duhalde insistió: “La tendencia es a la baja,
pero no sabemos con qué velocidad va a producirse, si es que se
produce. Así como la tendencia es esa, en cualquier momento se
interrumpe y va a quedar estable”.

Por otra parte, Duhalde destacó que “el acuerdo con el Fondo
Monetario es un hito que el Gobierno se había impuesto para dejar
resueltos algunos temas al gobierno que viene”, uno de los cuales
es “ver qué hacemos con estos vencimientos que no pagamos, que se
van a refinanciar de tres a cinco años”.

Además, dijo que en materia económica “el gran desafío es cómo
combinar las ventajas competitivas que tiene nuestro país con el
crédito y buscar cuál es la solución a los ahorristas
acorralados”.

Pese a que Duhalde remarcó que no hay preocupación en el
Ejecutivo por la baja del dólar, el tema generó reuniones entre
diversos funcionarios de Economía y del Banco Central, ya que el
Gobierno enfrenta el desafío inédito de cómo hacer para que la
moneda norteamericana al menos deje de caer en forma estrepitosa.

En ese sentido, a la administración de Eduardo Duhalde se le
planteó una disyuntiva que a muy pocos gobiernos argentinos se le
presentaron en la historia: tomar medidas para hacer que la divisa
norteamericana suba, en lugar de preocuparse por lo contrario.

Esta mañana, la moneda norteamericana había vuelto a caer un
centavo en ambas puntas, para cotizar a 3,07 pesos para la compra
y 3,13 para la venta, en promedio.

En la víspera, hubo una reunión de urgencia del ministro
Roberto Lavagna para analizar la estrategia a adoptar con el fin
de estabilizar la cotización de la moneda estadounidense.

En ese encuentro participaron también el presidente del Banco
Central, Alfonso Prat-Gay; su vice, Pedro Lacoste; y el secretario
de Finanzas, Guillermo Nielsen, entre otros funcionarios de la
órbita económica.

El Gobierno tiene fuertes ingresos por retenciones a las
exportaciones, y según cálculos oficiales, cada 10 centavos que
cae la paridad peso-dólar, el fisco pierde unos 170 millones de
pesos anuales de recaudación en función de ello.

Duhalde dijo que tiene la seguridad de que el dólar, “si tiene
que bajar, va a bajar, y si tiene que subir, va a subir”, pero
remarcó que “no hay preocupación” en el Poder Ejecutivo por ese
tema.

“Hay que seguir monitoreando para que no se generen
incertidumbres por una brusca caída ni por una brusca suba”,
indicó el jefe de Estado en declaraciones radiales formuladas esta
mañana.

Luego, agregó que los precios “poco a poco se van a ir
acomodando” a la cotización del dólar, y aseguró que “van a tender
a la baja algunos productos si se mantiene esta baja en la
cotización” de la moneda norteamericana.

Sobre el dólar, Duhalde insistió: “La tendencia es a la baja,
pero no sabemos con qué velocidad va a producirse, si es que se
produce. Así como la tendencia es esa, en cualquier momento se
interrumpe y va a quedar estable”.

Por otra parte, Duhalde destacó que “el acuerdo con el Fondo
Monetario es un hito que el Gobierno se había impuesto para dejar
resueltos algunos temas al gobierno que viene”, uno de los cuales
es “ver qué hacemos con estos vencimientos que no pagamos, que se
van a refinanciar de tres a cinco años”.

Además, dijo que en materia económica “el gran desafío es cómo
combinar las ventajas competitivas que tiene nuestro país con el
crédito y buscar cuál es la solución a los ahorristas
acorralados”.

Pese a que Duhalde remarcó que no hay preocupación en el
Ejecutivo por la baja del dólar, el tema generó reuniones entre
diversos funcionarios de Economía y del Banco Central, ya que el
Gobierno enfrenta el desafío inédito de cómo hacer para que la
moneda norteamericana al menos deje de caer en forma estrepitosa.

En ese sentido, a la administración de Eduardo Duhalde se le
planteó una disyuntiva que a muy pocos gobiernos argentinos se le
presentaron en la historia: tomar medidas para hacer que la divisa
norteamericana suba, en lugar de preocuparse por lo contrario.

Esta mañana, la moneda norteamericana había vuelto a caer un
centavo en ambas puntas, para cotizar a 3,07 pesos para la compra
y 3,13 para la venta, en promedio.

En la víspera, hubo una reunión de urgencia del ministro
Roberto Lavagna para analizar la estrategia a adoptar con el fin
de estabilizar la cotización de la moneda estadounidense.

En ese encuentro participaron también el presidente del Banco
Central, Alfonso Prat-Gay; su vice, Pedro Lacoste; y el secretario
de Finanzas, Guillermo Nielsen, entre otros funcionarios de la
órbita económica.

El Gobierno tiene fuertes ingresos por retenciones a las
exportaciones, y según cálculos oficiales, cada 10 centavos que
cae la paridad peso-dólar, el fisco pierde unos 170 millones de
pesos anuales de recaudación en función de ello.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades