Duhalde dijo que no aceptará que el FMI diseñe un programa para la Argentina

"Es inexplicable, porque no le corresponde al organismo internacional hacer planes", enfatizó Duhalde, con lo que salió al cruce de expresiones en ese sentido del gobierno estadounidense.

El presidente Eduardo Duhalde
rechazó hoy de plano la posibilidad de aceptar un plan económico
elaborado desde el Fondo Monetario Internacional (FMI), como fue
sugerido por un funcionario del Tesoro norteamericano, y advirtió
que le parece “inexplicable” una iniciativa de este tipo.

“Es inexplicable, porque no le corresponde al organismo
internacional hacer planes”, enfatizó Duhalde, con lo que salió al
cruce de expresiones en ese sentido del subsecretario de Finanzas
internas del Tesoro estadounidense, Peter Fisher.

El primer mandatario restó trascendencia también al planteo del
secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, sobre la
necesidad de que la Argentina debe comprometerse a erradicar la
corrupción y transparentar la gestión pública.

“Ayer a la noche, el Departamento de Estado de los Estados
Unidos puso las cosas en su lugar, con declaraciones que están en
línea con uno de los 14 puntos que tiene que ver con rebajar el
costo de la política”, expresó.

Respecto de la insistencia del FMI para que sea derogada la Ley
de Subversión Económica, Duhalde rechazó la sugerencia al afirmar
que la eliminación lisa y llana de la iniciativa “implicaría una
posibilidad de que haya personas que sean exculpadas de delitos
que podrían haber cometido”.

“Por ninguna circunstancia, mientras yo sea Presidente, alguien
será eximido de culpas. En la Argentina no puede haber impunidad”,
enfatizó.

Recalcó, en tanto, que “los países del mundo reclaman seriedad
y transparencia y el Gobierno argentino quiere proceder de la
misma manera”.

Duhalde convocó a su despacho a los periodistas acreditados en
la Casa de Gobierno, con la intención de hacer aclaraciones
respecto de la renovada presión de los Estados Unidos sobre la
Argentina, expresada por varios funcionarios del gobierno de
George Bush y también del FMI.

Destacó que “lo importante es que en estos días estamos
avanzando muy rápidamente en una dirección muy clara, que es
llegar a un acuerdo con los organismos internacionales”.

Duhalde expresó que la intención es que la Argentina “pueda
obtener del Banco Mundial y del BID líneas de crédito para
nuestros empresarios”.
En cuanto a los próximos vencimientos que la Argentina debe
afrontar ante diferentes organismos internacionales, Duhalde
señaló que “hay países amigos en el cono sur que pueden darnos un
crédito puente para cumplir con nuestras obligaciones”.

Además, consignó que el gobierno cuenta con “la posibilidad de
ayuda directa, con países europeos” que están a la espera de la
definición en torno a la asistencia del FMI.

Reiteró, en otro orden, que tiene la impresión que “entre esta
semana y la próxima van a estar votadas las leyes” que el
Ejecutivo desea modificar en función de las recomendaciones hechas
desde el FMI para poder brindar una asistencia financiera a la
Argentina.

“Avanzaremos rápidamente también con el acuerdo con los
gobernadores, que estamos hace meses esperando estas decisiones y
creo que el momento ha llegado, que han madurado los proyectos”,
apuntó.

Dijo que “una vez aprobadas estas leyes, una vez logrado el
acuerdo con el fondo, una vez que despejemos el famoso tema del
corralito que está perjudicando a tanta gente el gobierno podrá
dedicarse exclusivamente a reactivar la producción”.

Duhalde sostuvo que “el principal problema de la gente –en la
Argentina– es el trabajo” y consignó que está “convencido” de que
“este es el enorme esfuerzo” que el gobierno tiene por delante.

No obstante admitió que “es imposible hacer esta tarea mientras
no resolvamos el problema financiero de la Argentina y sobre todo
si no llegamos a este acuerdo internacional que nos va a facilitar
la salida”, indicó.

Manifestó que “hay quien dice que da lo mismo que Argentina
puede encerrarse, puede resolver los temas por sí sola”, pero
recordó que “no hay país en el mundo que no haya tenido ayuda
internacional para salir de crisis”.
“Inclusive, países de la órbita socialista como Rusia mismo han
logrado acuerdos, han sido ayudados, esto es lo que pretendo yo,
ayudar a la Argentina para que los sacrificios que está haciendo
el pueblo argentino sean mínimos”, se explayó.

El jefe de Estado hizo hincapié en sostener que “el drama mayor
es el empobrecimiento acelerado de los sectores medios y la
pauperización de los sectores humildes”, en respuesta a una
pregunta.

“Y ahí tenemos que trabajar con mucha fuerza y debemos trabajar
sabiendo que nos va a costar mucho, sobre todo si no llegamos a un
acuerdo”, apuntó.

Reiteró su optimismo respecto de que “en poco, la potencialidad
productiva argentina, que se encuentra adormecida, va a producir
el milagro de la recuperación”.

El presidente Eduardo Duhalde
rechazó hoy de plano la posibilidad de aceptar un plan económico
elaborado desde el Fondo Monetario Internacional (FMI), como fue
sugerido por un funcionario del Tesoro norteamericano, y advirtió
que le parece “inexplicable” una iniciativa de este tipo.

“Es inexplicable, porque no le corresponde al organismo
internacional hacer planes”, enfatizó Duhalde, con lo que salió al
cruce de expresiones en ese sentido del subsecretario de Finanzas
internas del Tesoro estadounidense, Peter Fisher.

El primer mandatario restó trascendencia también al planteo del
secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, sobre la
necesidad de que la Argentina debe comprometerse a erradicar la
corrupción y transparentar la gestión pública.

“Ayer a la noche, el Departamento de Estado de los Estados
Unidos puso las cosas en su lugar, con declaraciones que están en
línea con uno de los 14 puntos que tiene que ver con rebajar el
costo de la política”, expresó.

Respecto de la insistencia del FMI para que sea derogada la Ley
de Subversión Económica, Duhalde rechazó la sugerencia al afirmar
que la eliminación lisa y llana de la iniciativa “implicaría una
posibilidad de que haya personas que sean exculpadas de delitos
que podrían haber cometido”.

“Por ninguna circunstancia, mientras yo sea Presidente, alguien
será eximido de culpas. En la Argentina no puede haber impunidad”,
enfatizó.

Recalcó, en tanto, que “los países del mundo reclaman seriedad
y transparencia y el Gobierno argentino quiere proceder de la
misma manera”.

Duhalde convocó a su despacho a los periodistas acreditados en
la Casa de Gobierno, con la intención de hacer aclaraciones
respecto de la renovada presión de los Estados Unidos sobre la
Argentina, expresada por varios funcionarios del gobierno de
George Bush y también del FMI.

Destacó que “lo importante es que en estos días estamos
avanzando muy rápidamente en una dirección muy clara, que es
llegar a un acuerdo con los organismos internacionales”.

Duhalde expresó que la intención es que la Argentina “pueda
obtener del Banco Mundial y del BID líneas de crédito para
nuestros empresarios”.
En cuanto a los próximos vencimientos que la Argentina debe
afrontar ante diferentes organismos internacionales, Duhalde
señaló que “hay países amigos en el cono sur que pueden darnos un
crédito puente para cumplir con nuestras obligaciones”.

Además, consignó que el gobierno cuenta con “la posibilidad de
ayuda directa, con países europeos” que están a la espera de la
definición en torno a la asistencia del FMI.

Reiteró, en otro orden, que tiene la impresión que “entre esta
semana y la próxima van a estar votadas las leyes” que el
Ejecutivo desea modificar en función de las recomendaciones hechas
desde el FMI para poder brindar una asistencia financiera a la
Argentina.

“Avanzaremos rápidamente también con el acuerdo con los
gobernadores, que estamos hace meses esperando estas decisiones y
creo que el momento ha llegado, que han madurado los proyectos”,
apuntó.

Dijo que “una vez aprobadas estas leyes, una vez logrado el
acuerdo con el fondo, una vez que despejemos el famoso tema del
corralito que está perjudicando a tanta gente el gobierno podrá
dedicarse exclusivamente a reactivar la producción”.

Duhalde sostuvo que “el principal problema de la gente –en la
Argentina– es el trabajo” y consignó que está “convencido” de que
“este es el enorme esfuerzo” que el gobierno tiene por delante.

No obstante admitió que “es imposible hacer esta tarea mientras
no resolvamos el problema financiero de la Argentina y sobre todo
si no llegamos a este acuerdo internacional que nos va a facilitar
la salida”, indicó.

Manifestó que “hay quien dice que da lo mismo que Argentina
puede encerrarse, puede resolver los temas por sí sola”, pero
recordó que “no hay país en el mundo que no haya tenido ayuda
internacional para salir de crisis”.
“Inclusive, países de la órbita socialista como Rusia mismo han
logrado acuerdos, han sido ayudados, esto es lo que pretendo yo,
ayudar a la Argentina para que los sacrificios que está haciendo
el pueblo argentino sean mínimos”, se explayó.

El jefe de Estado hizo hincapié en sostener que “el drama mayor
es el empobrecimiento acelerado de los sectores medios y la
pauperización de los sectores humildes”, en respuesta a una
pregunta.

“Y ahí tenemos que trabajar con mucha fuerza y debemos trabajar
sabiendo que nos va a costar mucho, sobre todo si no llegamos a un
acuerdo”, apuntó.

Reiteró su optimismo respecto de que “en poco, la potencialidad
productiva argentina, que se encuentra adormecida, va a producir
el milagro de la recuperación”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades