Duhalde aseguró que no debería haber internas

Mientras duhaldistas y menemistas se ponían finalmente de acuerdo en el próximo 23 de febrero como fecha para la elección interna del PJ, el propio jefe de Estado, Eduardo Duhalde, dijo públicamente que esos comicios "no deberían realizarse".

17 diciembre, 2002

El presidente busca evitar las internas porque en esa instancia
-según las encuestas conocidas- ninguno de los precandidatos
con los que tiene sintonía (Néstor Kirchner y José Manuel de la
Sota) vencería a Menem, aunque sí tendrían chances en el caso de
enfrentarlo directamente en la elección general.

Conociendo esta estrategia duhaldista, el menemismo buscó
asegurar que efectivamente se hagan las internas, para lo cual
desistió de seguir polemizando sobre otros puntos como el recambio
de autoridades del PJ en la reunión que, a primera hora de la
tarde se llevó a cabo en la sede partidaria de Matheu 130.

En ese sentido, el gobernador de La Pampa y vicepresidente a
cargo del Consejo Nacional del PJ, Rubén Marín, sostuvo que para
el menemismo “no habría ningún problema” en aceptar que el próximo
23 de febrero se elija tanto al candidato presidencial
justicialista como a las nuevas autoridades partidarias.

Marín advirtió, en ese marco, que si el justicialismo no
pudiera realizar las internas quedaría “dividido” y agregó que si
a la fórmula presidencial oficialista la eligiera el Congreso del
PJ “directamente se estaría firmando el acta de defunción del
peronismo”.

El gobernador de La Pampa -hombre de estricta confianza de
Menem- no lanzó esa advertencia en vano, porque está al tanto de
que una de las alternativas que maneja el duhaldismo es convocar a
otro Congreso justicialista para elegir por ese medio a la fórmula
presidencial del partido oficialista.

“Creemos que el 23 de febrero es la última fecha para hacer la
interna. No podemos incurrir en más dilaciones”, remarcó Marín,
aunque admitió que la fecha sólo quedará firme si el Congreso del
PJ no la objetara.

El ex senador Eduardo Bauzá, al llegar a la sede del Consejo
Nacional del PJ señaló que el menemismo “siempre jugó a que haya
internas para que la gente pueda votar”.

Casi al mismo tiempo, Duhalde sostenía en la Casa Rosada que
“no debería haber internas” en el PJ porque el partido tiene
“cuatro candidatos consolidados, que están primeros en las
encuestas” y que “bien podrían definir directamente en las
elecciones generales”.

Las objeciones formales que el duhaldismo pondría para que no
se lleven a cabo las internas pasarán porque la Junta Electoral no
cuenta con los fondos necesarios para hacerla -unos 2.650.000
pesos, según González- y porque la Justicia electoral no le
facilita los padrones de afiliados e independientes.

“Tenemos algunas cuentas embargadas, pero alguien nos va a dar
un crédito”, sostuvo Marín y recordó que el Gobierno debería hacer
el aporte legal al partido, “tal como lo hizo para financiar
la interna radical”.

Junto a Marín estuvieron en el Consejo del PJ el duhaldista
José María Díaz Bancalari; el gobernador de La Rioja, Angel Maza;
Eduardo Bauzá; los senadores Eduardo Menem y Ramón Puerta; y el
reutemanista Julio Gutiérrez.

En el encuentro, en cambio, no hubo representantes de Adolfo
Rodríguez Saá, Néstor Kirchner y José Manuel de la Sota, todos
precandidatos rivales de Menem en la interna justicialista.

El presidente busca evitar las internas porque en esa instancia
-según las encuestas conocidas- ninguno de los precandidatos
con los que tiene sintonía (Néstor Kirchner y José Manuel de la
Sota) vencería a Menem, aunque sí tendrían chances en el caso de
enfrentarlo directamente en la elección general.

Conociendo esta estrategia duhaldista, el menemismo buscó
asegurar que efectivamente se hagan las internas, para lo cual
desistió de seguir polemizando sobre otros puntos como el recambio
de autoridades del PJ en la reunión que, a primera hora de la
tarde se llevó a cabo en la sede partidaria de Matheu 130.

En ese sentido, el gobernador de La Pampa y vicepresidente a
cargo del Consejo Nacional del PJ, Rubén Marín, sostuvo que para
el menemismo “no habría ningún problema” en aceptar que el próximo
23 de febrero se elija tanto al candidato presidencial
justicialista como a las nuevas autoridades partidarias.

Marín advirtió, en ese marco, que si el justicialismo no
pudiera realizar las internas quedaría “dividido” y agregó que si
a la fórmula presidencial oficialista la eligiera el Congreso del
PJ “directamente se estaría firmando el acta de defunción del
peronismo”.

El gobernador de La Pampa -hombre de estricta confianza de
Menem- no lanzó esa advertencia en vano, porque está al tanto de
que una de las alternativas que maneja el duhaldismo es convocar a
otro Congreso justicialista para elegir por ese medio a la fórmula
presidencial del partido oficialista.

“Creemos que el 23 de febrero es la última fecha para hacer la
interna. No podemos incurrir en más dilaciones”, remarcó Marín,
aunque admitió que la fecha sólo quedará firme si el Congreso del
PJ no la objetara.

El ex senador Eduardo Bauzá, al llegar a la sede del Consejo
Nacional del PJ señaló que el menemismo “siempre jugó a que haya
internas para que la gente pueda votar”.

Casi al mismo tiempo, Duhalde sostenía en la Casa Rosada que
“no debería haber internas” en el PJ porque el partido tiene
“cuatro candidatos consolidados, que están primeros en las
encuestas” y que “bien podrían definir directamente en las
elecciones generales”.

Las objeciones formales que el duhaldismo pondría para que no
se lleven a cabo las internas pasarán porque la Junta Electoral no
cuenta con los fondos necesarios para hacerla -unos 2.650.000
pesos, según González- y porque la Justicia electoral no le
facilita los padrones de afiliados e independientes.

“Tenemos algunas cuentas embargadas, pero alguien nos va a dar
un crédito”, sostuvo Marín y recordó que el Gobierno debería hacer
el aporte legal al partido, “tal como lo hizo para financiar
la interna radical”.

Junto a Marín estuvieron en el Consejo del PJ el duhaldista
José María Díaz Bancalari; el gobernador de La Rioja, Angel Maza;
Eduardo Bauzá; los senadores Eduardo Menem y Ramón Puerta; y el
reutemanista Julio Gutiérrez.

En el encuentro, en cambio, no hubo representantes de Adolfo
Rodríguez Saá, Néstor Kirchner y José Manuel de la Sota, todos
precandidatos rivales de Menem en la interna justicialista.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades