Deuda: acreedores locales rechazan la propuesta del gobierno

De acuerdo con una encuesta realizada por la Asociación de Ahorristas de la República Argentina (AARA), 92% de los acreedores argentinos rechaza la oferta de renegociación que presentó el gobierno.

29 diciembre, 2003

Por cierto, casi la mitad de los consultados cree que no podrá vivir lo suficiente para recuperar la totalidad de los ahorros que
invirtió en bonos argentinos.

Del relevamiento surge además que los bonistas consideran que
la estrategia de reestructuración oficial -que contempla una quita
de 75%- se basa en “demonizar” a los acreeedores
particulares ante la opinión pública en general.

Los acreedores sienten que la demora en encontrar una solución
a la cuestión de la deuda impaga les provoca mucha incertidumbre,
y por eso aguardan que a mediados de 2004 se llegue a un acuerdo
con el gobierno.

También estiman que se deberían iniciar acciones penales a los
funcionarios que tuvieron responsabilidad sobre el incremento de
la deuda y el posterior default.

Por otra parte, según señaló AARA, los ecuestados consideran que los organismos multilaterales de crédito
(como el FMI, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de
Desarrollo) no deben ser considerados acreedores privilegiados de
la Argentina.

En ese sentido, Marta Zurbano, representante de los bonistas en esa asociación, dijo que el Gobierno “debe tomar una
definición política para que la negociación no sea un maquillaje. Primero, si el FMI es un acreedor, que no sea privilegiado; y
segundo, adoptar una actitud ejemplificadora: la seguridad
jurídica también pasa por condenar a la gente responsable de este
proceso”.

Por cierto, casi la mitad de los consultados cree que no podrá vivir lo suficiente para recuperar la totalidad de los ahorros que
invirtió en bonos argentinos.

Del relevamiento surge además que los bonistas consideran que
la estrategia de reestructuración oficial -que contempla una quita
de 75%- se basa en “demonizar” a los acreeedores
particulares ante la opinión pública en general.

Los acreedores sienten que la demora en encontrar una solución
a la cuestión de la deuda impaga les provoca mucha incertidumbre,
y por eso aguardan que a mediados de 2004 se llegue a un acuerdo
con el gobierno.

También estiman que se deberían iniciar acciones penales a los
funcionarios que tuvieron responsabilidad sobre el incremento de
la deuda y el posterior default.

Por otra parte, según señaló AARA, los ecuestados consideran que los organismos multilaterales de crédito
(como el FMI, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de
Desarrollo) no deben ser considerados acreedores privilegiados de
la Argentina.

En ese sentido, Marta Zurbano, representante de los bonistas en esa asociación, dijo que el Gobierno “debe tomar una
definición política para que la negociación no sea un maquillaje. Primero, si el FMI es un acreedor, que no sea privilegiado; y
segundo, adoptar una actitud ejemplificadora: la seguridad
jurídica también pasa por condenar a la gente responsable de este
proceso”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades