Delicada tregua cambiaria de 45/50 días

Las recientes medidas cambiarias “cuasiestabilizaron” el dólar a dos meses del período de liquidación de la  soja, cuyo éxito dependerá de que se mantengan sosegadas las expectativas devaluatorias, advierte abeceb.com. 

26 febrero, 2014

Entre los factores más importantes que se deberían combinar para que ingresen los dólares de la soja, el gerente de análisis económico de abeceb.com., Mariano Lamothe, destaca la credibilidad en cuanto a la estabilización del mercado cambiario, el riesgo de una caída en los precios futuros de la soja a nivel internacional y las oportunidades de inversión en pesos que superen o compensen la tasa de inflación en el país.

 

El economista afirma que con las últimas medidas cambiarias y con la política monetaria, el gobierno ha ganado un período-ventana, con una cuasiestabilización del mercado cambiario, que va a tener su hito cuando empiece el supuesto período fuerte de la liquidación de la cosecha gruesa, especialmente la soja.

¿Y de qué depende que sea un período-ventana y que alcance ese momento de liquidación de la cosecha?, se pregunta Lamothe.

De varios factores:

1)    Hay que tener en cuenta si logran estos dos meses o 45 días hacer creíble la estabilización del mercado cambiario y que en consecuencia se achiquen las expectativas devaluatorias, con lo cual sea posible deshacerse de los bienes que están dolarizados, como es la soja.

2)    El riesgo precio significa que si hoy la soja está en torno de los 500 dólares y lo miramos a partir del valor futuro, en agosto o setiembre, que cae a 420/415 dólares por tonelada, y se mantiene en estos 45/50 días inclusive hasta 480 dólares, es muy riesgoso no liquidar en ese rango, porque lo más probable es que la tendencia sea a la baja.

3)    Y por último, qué pasa con las oportunidades de inversión o de colocación de los pesos al liquidar el bien dolarizado. La clave son las tasas de interés de los plazos fijos y si son lo suficientemente elevadas como para compensar la percepción de riesgo devaluatorio.

De confluir estos tres factores por el lado positivo, obviamente el gobierno logrará la tranquilidad de que aumentará el ritmo de liquidación de divisas por la exportación de soja.

Si eso no sucede desde el principio, el gobierno puede entrar en un período de nerviosismo y, consecuentemente, tomar medidas que profundicen la incertidumbre y el riesgo devaluatorio, con lo cual la situación iría empeorando al reducirse la liquidación de dólares de la exportación.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades