Déficit de democracia típico del mundo árabe

Pese a su sangrienta represión (4.000 muertos en cuanto va de la guerra civil), el sirio Bashar al-Asad es sólo un extremo. Quizá tenga razón y una renuncia siembre la anarquía en Siria. Por eso Turquía o la Liga Árabe no se quitan los guantes de seda.

<p>Este cuadro lo trazan expertos en Londres, Par&iacute;s, El Cairo, Tokio y Beirut, m&aacute;s tras el derrumbe de Muammar Ghadaf&iacute;. Entretanto, las revueltas liquidaron al ra&rsquo;is egipcio (Hosn&iacute; Mubarak), cercan al presidente vitalicio de Yemen e impulsan al sult&aacute;n de Marruecos &ndash;Moh&aacute;mmed VI, por el camino de la reforma. Pero Argelia sigue siendo una dictadura petrolera, como lo era Libia.<br />
<br />
En cierto sentido, esta ola revierte el tsunami nacionalista desencadenado, en Egipto, por otro jefe carism&aacute;tico, Gamal Abdel Nasser (1956) y anticipado por el general Mohammed Naghib (1952). Esa explosi&oacute;n de arabismo atraves&oacute; varias fases, casi todas cifradas en enfrentamientos con Israel y EE.UU. (1948/73). Otro factor, en este caso end&oacute;geno, fue la divisi&oacute;n del mundo &aacute;rabe en autocracias laicas &ndash;Egipto, Siria, Libia, Irak, Argelia, Yemen, T&uacute;nez- y monarqu&iacute;as isl&aacute;micas, como Saudiarabia, Marruecos, Om&aacute;n, Kuwait, Qatar, Bahrein o la Uni&oacute;n de Emiratos &Aacute;rabes (las &uacute;ltimas cinco, virtuales sat&eacute;lites de Riyadh).<br />
<br />
Solitario, L&iacute;bano trat&oacute; de mantener una democracia laica hasta que, en 1975, las ambiciones sirias e israel&iacute;es lo convirtieron en campo de batalla. Reci&eacute;n empezando el siglo XXI, el peque&ntilde;o pa&iacute;s recobr&oacute; cierto pluralismo pol&iacute;tico. Poco despu&eacute;s, Siria se precipit&oacute; en una guerra civil sin salida por hoy visible, que afecta a una potencia regional, Turqu&iacute;a, musulmana pero no &aacute;rabe (tampoco lo es Ir&aacute;n).<br />
<br />
Nadie est&aacute; seguro de nada en Levante. Suponiendo que EE.UU. y Saudiarabia logren iniciar el desplazamiento no traum&aacute;tico de Abdull&aacute; Al&iacute; Saleh, se abrir&aacute; un proceso de pacificaci&oacute;n s&oacute;lo en Yemen. Algunas monarqu&iacute;as &ndash;Jordania, Marruecos- ensayan soluciones moderadas. El resto, salvo Irak (un ejercicio de democracia con dos etnias y otras tantas variantes religiosas), parece aferrado a la autocracia sunnita (Saudirabia, emiratos del Golfo, Om&aacute;n).<br />
Ca&iacute;do el clan Ghadafi, quedan dos reg&iacute;menes laicos autoritarios, Siria y Argelia. El primero trata de diezmar f&iacute;sicamente a la mayor&iacute;a sunn&iacute;. En tanto la segunda mantiene un status sin salida a la vista.</p>
<p>&nbsp;</p>
<p>&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades