De la Rúa dialoga para reactivar

El Gobierno quiere impedir que la modificación de variables internas y externas afecte el crecimiento.

22 febrero, 2001

Fernando de la Rúa convocará a empresarios y sindicalistas para constituir una mesa de diálogo social con la intención consensuar estrategias que permitan “recuperar la senda del crecimiento”.

Según allegados al entorno presidencial, el primer mandatario quiere, de manera perentoria, reflotar un semana que no ha sido positiva debido a obstáculos tanto internos como del contexto económico internacional.

Los hombres cercanos a De la Rúa temen que el mal momento que están atravesando los mercados destruya las expectativas favorables creadas por la ayuda financiera internacional que recibió la Argentina en el mes de diciembre.

El otro objetivo de este iniciativa sería retomar la imagen de una administración ejecutiva que, algunos observadores habían rescatado, cuando el Presidente lanzó los paquetes de decretos durante el mes pasado.

La intención del Gobierno es realizar una convocatoria amplia; serán llamados a la mesa del diálogo los sectores que integran el gran abanico que agrupa a la industria, la banca y la producción agropecuaria.

Aun no se definió si serán invitadas las tres centrales sindicales, la CGT de Rodolfo Daer, la de Hugo Moyano y la CTA de Víctor de Gennaro.

Los asuntos que el oficialismo quiere acordar con ambos sectores son, entre otros:
· Reforma tributaria: en este caso la idea pasa por ponerse de acuerdo acerca de qué hay que hacer para simplificar el sistema impositivo, conseguir que se recaude más y tener éxito en un plan de lucha frontal contra la evasión.

· Reestructuración del gasto social: en la administración menemista se hablaba de concentrar el gasto social en un sólo ámbito, pero no se concretó. Una de las promesas de la Alianza fue terminar con las su perposiciones de ministerios y dependencias oficiales para la distribución de la ayuda social y otras inversiones en esa área tan sensible. El primer paso fue la elabaración de un padrón nacional de beneficiarios, pero faltan los padrones provinciales y hay resistencia para crear una ventanilla única.

· Eliminar los “seudoimpuestos” municipales y provinciales que afectan los costos de la producción local.

· Futuro del Mercosur: qué actitud debe adoptar la Argentina y el bloque regional frente a la propuesta de apertura comercial irrestricta lanzada por los Estados Unidos en el marco de la Asociación de Libre Comercio para las Américas.

Fernando de la Rúa convocará a empresarios y sindicalistas para constituir una mesa de diálogo social con la intención consensuar estrategias que permitan “recuperar la senda del crecimiento”.

Según allegados al entorno presidencial, el primer mandatario quiere, de manera perentoria, reflotar un semana que no ha sido positiva debido a obstáculos tanto internos como del contexto económico internacional.

Los hombres cercanos a De la Rúa temen que el mal momento que están atravesando los mercados destruya las expectativas favorables creadas por la ayuda financiera internacional que recibió la Argentina en el mes de diciembre.

El otro objetivo de este iniciativa sería retomar la imagen de una administración ejecutiva que, algunos observadores habían rescatado, cuando el Presidente lanzó los paquetes de decretos durante el mes pasado.

La intención del Gobierno es realizar una convocatoria amplia; serán llamados a la mesa del diálogo los sectores que integran el gran abanico que agrupa a la industria, la banca y la producción agropecuaria.

Aun no se definió si serán invitadas las tres centrales sindicales, la CGT de Rodolfo Daer, la de Hugo Moyano y la CTA de Víctor de Gennaro.

Los asuntos que el oficialismo quiere acordar con ambos sectores son, entre otros:
· Reforma tributaria: en este caso la idea pasa por ponerse de acuerdo acerca de qué hay que hacer para simplificar el sistema impositivo, conseguir que se recaude más y tener éxito en un plan de lucha frontal contra la evasión.

· Reestructuración del gasto social: en la administración menemista se hablaba de concentrar el gasto social en un sólo ámbito, pero no se concretó. Una de las promesas de la Alianza fue terminar con las su perposiciones de ministerios y dependencias oficiales para la distribución de la ayuda social y otras inversiones en esa área tan sensible. El primer paso fue la elabaración de un padrón nacional de beneficiarios, pero faltan los padrones provinciales y hay resistencia para crear una ventanilla única.

· Eliminar los “seudoimpuestos” municipales y provinciales que afectan los costos de la producción local.

· Futuro del Mercosur: qué actitud debe adoptar la Argentina y el bloque regional frente a la propuesta de apertura comercial irrestricta lanzada por los Estados Unidos en el marco de la Asociación de Libre Comercio para las Américas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades