Davos destraba inversión regional pendiente

Inversiones regionales demoradas, plataforma de desembarco de compañías que buscan diversificar mercados, colocaciones tempranas y regreso de capitales vernáculos constituían la agenda argentina previa al Foro Económico Mundial de Davos, describe la filial local de BDO.

El viaje al Foro Económico Mundial en Davos del presidente Mauricio Macri y parte de su gabinete centró el interés de la opinión pública en el cambio que se está dando respecto de la visión del mundo sobre la Argentina y las eventuales inversiones que podrían darse en el futuro, sostiene un reporte de Claudio Doller, socio Internacional de BDO en Argentina.

 

Sin embargo, en forma paralela al proceso eleccionario de Argentina en octubre del año pasado, comenzaron a darse algunas circunstancias que están dando lugar a un proceso de llegada de capitales, que es probable se sostenga en el tiempo:

  • Inversión demorada: las compañías que operan regionalmente y/o globalmente en Argentina experimentaron inversiones en buena parte de los países de la región, y dada la falta de certeza respecto del envío de capitales a casa matriz, retrasaron inversiones en sus filiales de este país. El nuevo contexto, en cambio, les permite nivelar esto, completando la inversión en nuestro país. Esto es especialmente necesario en compañías cuyo negocio está basado en tecnología, ya que necesitan operar con procesos similares en los distintos países en donde operan.
  • Alternativas en la región para compañías que buscan nuevos mercados: la mayoría de los países que normalmente compiten con Argentina cuando una compañía regional o global define inversiones, experimentaron un sostenido proceso de inversión en los últimos 10 años. Hoy Argentina aparece como una interesante alternativa de diversificación del riesgo frente a estos otros países.

  • Todo para mejorar: variables que para el mundo financiero son claves, como la tasa de riesgo país, presentan una tendencia a la mejora en el tiempo, lo que genera mayor interés en anticipar inversiones, para “llegar temprano” y lograr una menor valuación de los activos adquiridos.

 

  • Competitividad: es esperable que la tendencia a la baja de la tasa de inflación, la llegada de otros jugadores del exterior en los mercados, y una gradual, y probablemente muy cuidadosa, apertura de la economía, requieran de inversiones de los propios argentinos, y de empresas globales que ya operan localmente, a los efectos de producir a valores más competitivos, en base a mejores procesos de producción. Esta mejora requiere inversión.

 

Es de esperar que, de terminar de consolidarse este nuevo proceso de inversiones, sea un evento sostenido en el tiempo.

 

Habrá que ir monitoreando si la reacción a estas situaciones, tanto del gobierno como de los actores económicos y la sociedad en general, son las que permitirán a futuro un proceso de inversiones sostenido y sustentable en el tiempo, de manera de generar un crecimiento real de la economía en el mediano y largo plazo.

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades