Cuidado con los incentivos para reforestar

Se podría acelerar la pérdida de biodiversidad.

Así surge de dos estudios recientes. Uno de los trabajos dice que los incentivos financieros para plantar árboles pueden ser contraproducentes y reducir la biodiversidad con poco impacto sobre las emisiones de dióxido de carbono. Otro estudio descubrió que la cantidad de carbono que los bosques nuevos pueden absorber podría estar sobre estimada. El mensaje fundamental de ambos trabajos es que plantar árboles no es una solución sencilla para el problema del clima.

En los últimos años se impuso la idea de plantar árboles como una solución económica y de alto impacto al cambio climático. Estudios anteriores indicaban que los árboles tienen un enorme potencial para chupar y almacenar dióxido de carbono y muchos países pusieron en marcha campañas para plantar árboles como elemento fundamental en sus planes para combatir el cambio climático.

La mayoría de los compromisos implican plantaciones de monoculturas o una mezcla muy limitada de árboles que brindan productos específicos, como goma o frutas. Los autores de uno de estos dos últimos estudios analizaron los incentivos financieros dados a los dueños de la tierra. Esos pagos son considerados un elemento central para el aumento de árboles en el planeta.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades