Crisis griega, otro hito en una larga historia

“Nos parecemos a la Argentina”, sostiene Konstantinos Lapavistas, economista sistémico. “En realidad, la crisis helena no es sólo financiera, sino también política y data de la independencia, 1830”. Así opina el analista italiano Sergio Romano.

<p>Ni 180 a&ntilde;os bastaron para resolver los problemas surgidos tras la separaci&oacute;n griega del imperio Otomano, producto de las presiones brit&aacute;nicas, rusas y francesas sobre un sultanato en veloz declive. Ya en el siglo XX, apunta el experto, &ldquo;la Turqu&iacute;a post-otomana atraves&oacute; desde 1915 momentos dif&iacute;ciles. Por ejemplo golpes de estado, terrorismo y la masacre armenia&rdquo;.<br />
<br />
Pero, a diferencia de Grecia, Estambul &ldquo;ten&iacute;a una tradici&oacute;n estatal de siglos y, merced a Mustaf&aacute; Kemal Atat&uuml;rk, fuerzas armadas verticalistas y laicas. Por el contrario, desde 1830 la historia helena ha sido una larga cr&oacute;nica de crisis constitucionales o econ&oacute;micas, dictaduras y conatos de guerra civil&rdquo;.<br />
<br />
Las lacras griegas &ndash;tribalismo pol&iacute;tico, corrupci&oacute;n rampante, evasi&oacute;n fiscal- eran viejas cuando en 1981 arrib&oacute; al poder Andreas Papandreu, padre y antecesor de Giorgios, y el movimiento socialista panel&eacute;nico (Pasok) Era un demagogo tan ambiguo que, siendo miembro de la OTAN, coqueteaba todo el tiempo con la entonces Uni&oacute;n Sovi&eacute;tica. <br />
Esta caracter&iacute;stica explica que Andreas amenazase cada tanto con cerrar las bases de la organizaci&oacute;n en su territorio.<br />
A la inversa, Turqu&iacute;a sigue siendo un puntal de Occidente entre Rusia, Ir&aacute;n y el mundo &aacute;rabe, como muestran su papel en la guerra civil siria o su moderaci&oacute;n con la minor&iacute;a kurda propia. En esta coyuntura, la crisis griega resalta las diferencias de gesti&oacute;n financiera entre Angora y Atenas.<br />
<br />
Inclusive, en cuanto al &ldquo;absurdo programa de austeridad impuesto por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo, cuyo destino es un cese de pagos y el abandono de euro&rdquo;. En esto coinciden Lapavistas, Paul Krugman y Joseph Stiglitz. El primero no se priva de comparar Grecia con el caso argentino de 2001/02, salvo que Buenos Aires sali&oacute; en direcci&oacute;n opuesta a Atenas. Ello permiti&oacute; &ldquo;una recuperaci&oacute;n sostenida aunque no perfecta&rdquo;.<br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades