Crece el temor de Turquía

Apoyados por las fuerzas aliadas, grupos de combatientes kurdos tomaron el control de la ciudad de Kirkuk, en el norte de Irak. Turquía no ve con agrado su avance ya que teme la creción de un estado kurdo independendiente.

“Los peshmergas (combatientes kurdos) y los estadounidenses entraron a Kirkuk cuando se produjo un levantamiento de la población iraquí que habitaba el lugar”, declaró el comandante kurdo Hosman Bani Marani.

Las fuerzas kurdas tomaron el control de varias localidades en la ruta que une el Kurdistán iraquí aKirkuk, entre ellas Majmur y Altun Kupri.

La ciudad de Kirkuk es la ciudad petrolera más importante del norte de Irak y de allí parte el oleoducto a Ceyhan, en la costa mediterránea cerca de Turquía, por el que se exporta gran parte del petróleo iraquí.

El temor de Turqía reside en que los kurdos se hagan de las riquezas de esta región y consigan el capital suficiente para solventar su independencia. Por esa razón, el gobierno turco anunció el envío de “observadores militares” y dijo que Estados Unidos le había dado garantías de que los kurdos se irían de ese lugar.

Sin embargo, para los kurdos, Kirkuk es una ciudad que históricamente les pertenece y que fue expuesta a una campaña de “arabización” durante el régimen de Saddam Hussein.

El problema para los Estados Unidos es cómo hacer para mantener contentas a ambas partes, ya que las dos estuvieron de su lado durante la invasión de Irak. Sin embargo, la complejidad de la situación muestra que una de ellas saldrá dañada. Habrá que ver cuál conviene más a la estrategia de Washington.

“Los peshmergas (combatientes kurdos) y los estadounidenses entraron a Kirkuk cuando se produjo un levantamiento de la población iraquí que habitaba el lugar”, declaró el comandante kurdo Hosman Bani Marani.

Las fuerzas kurdas tomaron el control de varias localidades en la ruta que une el Kurdistán iraquí aKirkuk, entre ellas Majmur y Altun Kupri.

La ciudad de Kirkuk es la ciudad petrolera más importante del norte de Irak y de allí parte el oleoducto a Ceyhan, en la costa mediterránea cerca de Turquía, por el que se exporta gran parte del petróleo iraquí.

El temor de Turqía reside en que los kurdos se hagan de las riquezas de esta región y consigan el capital suficiente para solventar su independencia. Por esa razón, el gobierno turco anunció el envío de “observadores militares” y dijo que Estados Unidos le había dado garantías de que los kurdos se irían de ese lugar.

Sin embargo, para los kurdos, Kirkuk es una ciudad que históricamente les pertenece y que fue expuesta a una campaña de “arabización” durante el régimen de Saddam Hussein.

El problema para los Estados Unidos es cómo hacer para mantener contentas a ambas partes, ya que las dos estuvieron de su lado durante la invasión de Irak. Sin embargo, la complejidad de la situación muestra que una de ellas saldrá dañada. Habrá que ver cuál conviene más a la estrategia de Washington.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades