Cómo debió pagarse al Club de París

El tardío arreglo con el Club de París hizo perder entre 2009 y 2013 más de 5.000 millones de dólares en exportaciones, las cuales se redujeron en 10 de los 19 miembros de la entidad multinacional, según DNI.

Las relaciones comerciales del país han sido en los últimos cuatro años más virtuosas con los no integrantes del Club de París que con los que sí forman parte, ya que las ventas externas de nuestro país se han elevado en ese lapso también en América, Asia, África y Oceanía.

 

Si bien no puede señalarse al citado conflicto no solucionado hasta hace unos pocos días como causa única, no debe soslayarse su incidencia en la dificultad de acceso a esos mercados y especialmente en la dificultad de conseguir financiamiento para operaciones de intercambio e inversiones, sostiene en el informe número 10 Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), que dirige Marcelo Elizondo.

 

La no resolución de conflictos por parte de Argentina (recuérdese por otro lado que aún está sin solución la denuncia ante la OMC efectuada por cuatro decenas de países) genera impactos en las relaciones comerciales.

 

Obstáculos para el ingreso de productos en mercados, desalientos a importadores de esos países para adquirir productos de origen argentino, restricciones al financiamiento de operaciones o acuerdos (algo que especialmente la falta de pago al Club de París indudablemente generó), posiciones de menor competitividad para la oferta argentina (por mejores condiciones para los competidores), todo esto (y algunas circunstancias más) afectaron el desarrollo comercial.

 

Al evaluar las exportaciones a los 85 países (mercados) con los que Argentina tiene comercio relevante en todo el mundo (que, por otra parte, son los que el Indec refleja en sus estadísticas, individualizando por el importe de las transacciones anuales), desde 2009 (año, que, como se expuso se pone como referencia porque fue el primero desde el fin del ciclo de alzas ininterrumpidas favorecidas por factores no repetibles desde ese momento, y a la vez año que permite una base de comparación muy favorable para los crecimientos de exportaciones (porque las ventas externas descendieron considerablemente con relación a las de 2008 –bajando a 55.000 millones de dólares frente a los 70.000 millones del año anterior-), el reporte de DNI considera que hubo un crecimiento de las ventas hacia todo el mundo en 66 países (mercados) y descendieron sólo en 19. De esos 19; 10 son miembros del Club de París.

 

Si bien no pocos miembros del Club de París son países europeos y han pasado por dificultades generales en su nivel de actividad económica, hay otros factores actuantes, como –y especialmente- la dificultad de acceder a financiamiento para empresas argentinas en las operaciones con países integrantes del Club de París como consecuencia de la controversia vigente.

 

Por un lado, la mayoría de las exportaciones argentinas a Europa está compuesta por productos de origen agropecuario, que no han sufrido bajas en los precios (al contario) y que son además las de menor flexibilidad a la baja en ocasiones de crisis económicas; a lo que debe agregarse que las importaciones de ese tipo de productos desde todo origen en Europa en ese lapso no han caído.

 

Y especialmente, además, las exportaciones a países europeos que no son miembros del Club de París prácticamente no muestran casos de caídas: en ese lapso medido se han elevado de modo moderado las ventas a Bulgaria (de 11 millones a 13 millones de dólares), a Hungría (de 12 a 13 millones), a República Checa (de 14 a 18 millones de dólares); y han crecido de manera notable las ventas a Letonia y Lituania (de 24 y 21 millones respectivamente en 2009, a 195 y 134 millones de dólares respectivamente en 2013), a Polonia (de 428 a 682 millones de dólares), a Ucrania (de 32 a 86 millones de dólares) o a Rumania (de 37 a 137 millones de dólares). Incluso crecieron las exportaciones a Turquía, país europeo con proyección en Asia (de 183 a 489 millones de dólares).

 

Mientras, en lo que parece todo un indicador al respecto, no han caído y se han mantenido constantes las exportaciones argentinas en ese período hacia países de gran crisis, como Grecia (las exportaciones argentinas a ese destino en el reciente 2013 fueron de 143 millones de dólares, importe que incluso supera en un par de millones los 141 millones exportados en 2009). A la vez, también en ese lapso se han mantenido las exportaciones en niveles similares a Eslovaquia.

 

De los 27 estados europeos con los que Argentina tiene relaciones comerciales de relevancia (los que son medidos individualmente por el INDEC), las exportaciones argentinas en el lapso medido han caído solo en países que a la vez integran el Club de París y han crecido en todos los demás casos salvo una única excepción (Portugal, país con el que. por otro lado. el comercio bilateral es muy pequeño).

 

Entre 2009 y 2013, las exportaciones totales argentinas a Europa han crecido (aun habiendo caído las ventas a países relevantes de ese continente) desde 12.359 millones de dólares a 12.842 millones de dólares.

 

Y las exportaciones a países europeos que no forman parte del Club de París han crecido en el lapso medido unos 1.000 millones de dólares.

 

Más aún, de los países a los que las exportaciones caen en ese tiempo, sólo 11 son europeos (y todos miembros del Club de París a excepción de Portugal –único caso de país europeo al que las exportaciones caen y no es miembro del Club de París; pero además país con el que el comercio bilateral es ínfimo-, por lo que pude afirmarse que las ventas a Europa cayeron prácticamente solo a países miembros del Club de París en ese lapso medido).

 

Además, de esos países del Club de París, en el lapso medido, las exportaciones sólo cayeron en países como Puerto Rico, Portugal, Filipinas, Irak, Omán, Siria, Angola, Kenia. Mauricio, Senegal y Tanzania (la gran mayoría, mercados afectados por circunstancias especiales, de economías pobres o de muy relativa relevancia para Argentina).

 

Si al menos las exportaciones argentinas a aquellos países miembros de Club de París han descendido como consecuencia de los efectos de la no solución de la controversia en ese momento, podrían haber mantenido sus niveles de 2009 hasta 2013, sin pensar en alzas pero sí en los niveles ya de por sí bajos de un año de gran impacto de la crisis financiera internacional como fue 2009 y que puede ser considerado un piso debajo del cual no deberían caer las exportaciones aún en países como los europeos en recesión.

 

Pero las exportaciones argentinas han perdido 1.336 millones de dólares cada año (apenas hay 15 países en el mundo a los que se exporta por más de 1.300 millones de dólares en 2013 y sólo eran 9 en 2009), lo que lleva a afirmar que, agregando los años medidos desde 2009 (2010, 2011, 2012 y 2013), se puede computar al menos una pérdida de exportaciones por 5.344 millones de dólares.

 

En un análisis un poco más ambicioso, si el alza de las ventas a esos países hubiese respetado al menos el crecimiento porcentual de las exportaciones a Europa –porcentaje que incluye aún las caídas a esos mercados referidos- que fue del 4%, las exportaciones perdidas son de más de 5.550 millones de dólares.

 

Como modo de evaluar el impacto, debe decirse que Argentina sólo exporta más de 5.000 millones de dólares anuales a dos países en el mundo (Brasil y China).

 

La reciente solución al problema de la deuda impaga ante el Club de París, que debe ser saludada como un acontecimiento que no solo pone a nuestro país otra vez en el plano del cumplimiento de obligaciones y de la ley sino que también regulariza una situación que afectaba el acceso al financiamiento del país en general y de empresas argentinas en particular, a la vez, pues, despeja un escenario para las exportaciones de empresas privadas.

 

Empero, debe decirse que la tardanza en esa solución generó costos más allá de la mora a pagar como consecuencia de años de atraso en regularizar la relación con a los acreedores.

 

Salto exportador

 

Las exportaciones argentinas tuvieron entre 2003 y 2008 un crecimiento marcado.

 

Desde unos 26.000 millones de dólares hasta unos 70.000 millones de dólares. En ese tiempo, diversos factores influyeron para esa alza: competitividad cambiaria, capacidad instalada, activa promoción comercial externa, aceptable entorno macroeconómico, alzas en los precios internacionales, comercio mundial creciente.

 

A partir de 2009, la Argentina inició una etapa en la que se superpusieron crecientes problemas domésticos (inflación constante y creciente, pérdida de competitividad, alza en la presión tributaria, baja tasa de inversión y pérdida de “output gap”, deteriorado entorno de negocios, etc.). Eso motivó que las exportaciones crecieran en el lustro que abarcó desde 2008 hasta 2013 apenas 10.000 millones de dólares (habían crecido 44.000 en el lustro anterior).

 

Una dificultad creciente para los exportadores a partir del enrarecimiento del entorno local y la aparición de la crisis internacional (2008) fue la mayor dificultad en el acceso al financiamiento.

 

Por ello, parece relevante admitir que en este lapso las empresas argentinas sufrieron de mayor modo la dificultad de acceder a financiamiento externo (tanto para inversión, como para capital de trabajo o para las operaciones comerciales).

 

Fue en ésta época cuando, por lo antes expuesto (cambio de circunstancias), el hecho de no haber contado con un arreglo en la deuda pendiente con los países del Club de París afectó el acceso a financiamiento de empresas privadas (lo que entonces, a partir de ese tiempo, cobró mayor relevancia que en lustro anterior).

 

Exportación a miembros del Club de París

 

A partir de 2009, el año en el que por primera vez caen, después del inicio de la recuperación tras la caída de la convertibilidad (habían crecido a tasas de dos dígitos porcentuales cada año en 2003, 2004, 2005, 2006, 2007 y 2008), las exportaciones argentinas oscilaron con pocos años de alzas y no pocos años de bajas (los años que no mostraron alzas fueron 2009, 2012, y 2013 -en el que las exportaciones superaron las de 2012 pero siguen más bajas que en 2011-).

 

Pero fue al comenzar a sumarse dificultades para las exportaciones argentinas, a partir del primer año de caídas referido que corta la racha “03/08”, que tiene lugar el inicio de un proceso que muestra que las exportaciones -en ese lapso 09/13- han caído especialmente en 10 de los 19 países miembros del Club de París.

 

Resulta llamativo que se trata de una caída absoluta en las ventas totales a esos 10 países, en un lapso tan grande (4 años), lapso en el que además las exportaciones argentinas en total a todo el mundo crecieron 25.900 millones de dólares (46%).

 

Las ventas a los países del Club de París han perdido participación (relevante) relativa en las exportaciones totales argentinas: mientras en 2009 las exportaciones totales sumadas a los 19 miembros del Club de París representaban el 28,5% del total de las ventas externas argentinas, en el último año (2013) esas exportaciones sumadas a los 19 países referidos representan sólo el 22% del total.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades