Comercio con Brasil: también fue superavitario en febrero 

En el segundo mes del año, la balanza comercial bilateral con Brasil fue superavitaria en US$ 130 millones, ubicándose en terreno positivo por segundo mes consecutivo tras ocho meses al hilo en rojo.

Este saldo a favor en el intercambio de bienes es el mayor desde el 2019, y fue producto conjuntamente de una reducción de 5% i.a. de nuestras importaciones y de un avance de 17% i.a. de las exportaciones, como puntualiza el informe de la consultora Ecolatina. Con este desempeño, se revirtió el resultado obtenido en febrero de 2020, cuando el saldo fue negativo en US$ 44 millones.

En febrero se observó, por segundo mes consecutivo, un crecimiento del flujo comercial con nuestro principal socio externo. Esta variable se había resentido con el desplome de nuestras importaciones en la segunda mitad de 2018, y luego, volvió a verse golpeada por la pandemia. Así, llegó a encadenar casi dos años y medio de caídas.

Sin embargo, con la recuperación que están experimentando ambas economías, el flujo comercial bilateral creció 6% i.a. en febrero y acumula un alza de 13% i.a. en el primer bimestre del año. Esta variación se ubica por arriba del incremento del flujo comercial de Brasil con el resto del mundo (+10% i.a.), señalando que hubo una mejoría en la relación comercial luego de un año pandémico.

Esta evolución estuvo traccionada principalmente por nuestras exportaciones con este destino, que crecieron 18% i.a. en lo que va del 2021. La participación de productos locales en el mercado brasileño fue creciente en el primer bimestre: luego de alcanzar mínimos históricos en 2020, este indicador se ubicó por arriba del 5% (+0,5 p.p. con respecto al promedio del año previo). El fortalecimiento de este vínculo implica un mayor potencial para la industria de exportación, ya que nuestro principal producto de venta son manufacturas de origen industrial relacionadas con el complejo automotriz.

En paralelo, nuestras compras externas desde Brasil crecieron 9% i.a. en el acumulado anual, probablemente rezagadas por el incremento del control a las importaciones. Así, el superávit comercial acumulado alcanza los US$ 150 millones, más de cinco veces mayor al observado en el mismo período del 2020.

En síntesis, el inicio del 2021 trae buenas noticias en el intercambio bilateral con Brasil, aportando algo de aire a las arcas del BCRA. Aunque la pandemia no concluyó, los efectos que impuso sobre la actividad económica y el comercio de bienes global tienden a diluirse. La tarea que queda pendiente es la recuperación del comercio de servicios: Brasil es el principal aportante de turistas que ingresan a Argentina, pero este segmento de actividad se encuentra todavía muy restringido. Cabe destacar que lo mismo sucede con los turistas locales que viajan a la mayor economía del Mercosur.

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades