Clinton pidió apoyo para Bush

El llamado a la unidad prevalece en los discursos políticos.Clinton y su sucesor se reunirán el martes. Operadores y analistas argentinos creen que la Reserva Federal disminuirá las tasas de interés.

15 diciembre, 2000

Continuando con el tono de reconciliación que se dejó traslucir en los discursos dados por Bush y Gore después de conocerse el resultado de las elecciones, Bill Clinton dijo ayer que “todo el país tiene ahora la responsabilidad de respaldar al presidente electo Bush, sin rencores ni ataques personales”.

El presidente de Estados Unidos se reunirá con quien los sucederá en el cargo a partir de enero, el próximo martes en la Casa Blanca .

En la tradición política norteamericana, el período entre la noche de las elecciones (el segundo martes de noviembre) y la transferencia del poder es el momento en el cual el presidente electo deja atrás al candidato y se empieza a dirigir a todo el país, que suele relegar los enfrentamientos de la campaña y abrazar al nuevo líder de manera muy poco traumática.

“No me eligieron para servir a un partido, me eligieron para servir a un país”, dijo Bush en su primer discurso como presidente electo.

Dick Cheney, su compañero de fórmula, recibió ayer las llaves de las oficinas para la transición, que están ubicadas a dos cuadras de la Casa Blanca, y empezó a preparar la primera visita de Bush a Washington.

Desde Austin, Texas, el presidente electo podría empezar hoy (viernes 15) a difundir algunos nombres para su gabinete, aunque los esfuerzos de su equipo estaban concentrados en sumar la presencia de algún demócrata.

En cuanto a las consecuencias que este cambio de conducción puede tener sobre la Argentina, los mercados locales recibieron con satisfacción la confirmación del triunfo de George W. Bush en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.

Operadores y analistas expresaron que las intenciones del político republicano de asegurar una desaceleración no traumática del crecimiento de la economía norteamericana beneficiará a la Argentina, ya que para lograr ese objetivo Bush acelerará seguramente una baja en las tasas de interés.

La expectativa está centrada en que los inversores orienten ,entonces, sus capitales hacia los mercados de la región, en especial, a nuestro país.

Continuando con el tono de reconciliación que se dejó traslucir en los discursos dados por Bush y Gore después de conocerse el resultado de las elecciones, Bill Clinton dijo ayer que “todo el país tiene ahora la responsabilidad de respaldar al presidente electo Bush, sin rencores ni ataques personales”.

El presidente de Estados Unidos se reunirá con quien los sucederá en el cargo a partir de enero, el próximo martes en la Casa Blanca .

En la tradición política norteamericana, el período entre la noche de las elecciones (el segundo martes de noviembre) y la transferencia del poder es el momento en el cual el presidente electo deja atrás al candidato y se empieza a dirigir a todo el país, que suele relegar los enfrentamientos de la campaña y abrazar al nuevo líder de manera muy poco traumática.

“No me eligieron para servir a un partido, me eligieron para servir a un país”, dijo Bush en su primer discurso como presidente electo.

Dick Cheney, su compañero de fórmula, recibió ayer las llaves de las oficinas para la transición, que están ubicadas a dos cuadras de la Casa Blanca, y empezó a preparar la primera visita de Bush a Washington.

Desde Austin, Texas, el presidente electo podría empezar hoy (viernes 15) a difundir algunos nombres para su gabinete, aunque los esfuerzos de su equipo estaban concentrados en sumar la presencia de algún demócrata.

En cuanto a las consecuencias que este cambio de conducción puede tener sobre la Argentina, los mercados locales recibieron con satisfacción la confirmación del triunfo de George W. Bush en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.

Operadores y analistas expresaron que las intenciones del político republicano de asegurar una desaceleración no traumática del crecimiento de la economía norteamericana beneficiará a la Argentina, ya que para lograr ese objetivo Bush acelerará seguramente una baja en las tasas de interés.

La expectativa está centrada en que los inversores orienten ,entonces, sus capitales hacia los mercados de la región, en especial, a nuestro país.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades