Chrysler: la UAW presiona decretando un paro general

United Auto Workers y la tercera automotriz de Detroit volvieron a suspender negociaciones. Ya el martes, el sindicato aclaró que iría a la huelga si no se llegaba a un nuevo convenio, en particular sobre salarios y beneficios.

10 octubre, 2007

Había novedades inquietantes. Por ejemplo, la empresa –en manos de Cerberus Capital, un fondo especulativo- proyecta despedir alrededor de 1.500 administrativos. Eso dobla los recortes de personal no agremiado anunciados, en febrero, como parte de un plan de restructuración.

Ese programa fue lanzado cuando la compañía pertenecía aún a la ex DaimlerChrysler y pensaba volver a la rentabilidad en 2009. Hoy el panorama es otro. Cerberus controla 81% y todavía debe financiar unos US$ 10.000 millones de la compra apalancada. Dicho de otro modo, este tipo de transacciones se paga con deuda nueva del activo tomado, luego se lo achica y se lo revende al mejor postor. No existe compromisos entre los nuevos dueños y el negocio automotor en sí o la estabilidad laboral.

Al no lograrse un principio de arreglo este miércoles, la UAW se declaró en paro al mediodía. Por supuesto, el objetivo gremial era un nuevo convenio para los 49.000 trabajadores representados por el sindicato.

El plazo del miércoles fue comunicado el lunes a los delegados de fábrica. Según gente allegada a la UAW, la medida tiene alcances nacionales. A diferencia de las intimaciones de septiembre, ahora el sindicato pasó a los hechos, aunque aclarando que las puertas siguen abiertas.

Había novedades inquietantes. Por ejemplo, la empresa –en manos de Cerberus Capital, un fondo especulativo- proyecta despedir alrededor de 1.500 administrativos. Eso dobla los recortes de personal no agremiado anunciados, en febrero, como parte de un plan de restructuración.

Ese programa fue lanzado cuando la compañía pertenecía aún a la ex DaimlerChrysler y pensaba volver a la rentabilidad en 2009. Hoy el panorama es otro. Cerberus controla 81% y todavía debe financiar unos US$ 10.000 millones de la compra apalancada. Dicho de otro modo, este tipo de transacciones se paga con deuda nueva del activo tomado, luego se lo achica y se lo revende al mejor postor. No existe compromisos entre los nuevos dueños y el negocio automotor en sí o la estabilidad laboral.

Al no lograrse un principio de arreglo este miércoles, la UAW se declaró en paro al mediodía. Por supuesto, el objetivo gremial era un nuevo convenio para los 49.000 trabajadores representados por el sindicato.

El plazo del miércoles fue comunicado el lunes a los delegados de fábrica. Según gente allegada a la UAW, la medida tiene alcances nacionales. A diferencia de las intimaciones de septiembre, ahora el sindicato pasó a los hechos, aunque aclarando que las puertas siguen abiertas.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades