Chrevron quiere Unocal y apuesta a hidrocarburos aún más caros

Si finalmente Chrevron absorbe Unocal por US$ 18.500 millones, habrá cristalizado la mayor compra sectorial en varios años. De paso, demostrará que la adquirente espera crudos aun más caros que esta semana.

Por supuesto, el móvil clave de la eventual operación tiene que ver con el 14% de retroceso en producción y reservas que sufre Chevron misma. Particularmente en gas natural. Se sabe que David o’Reilly, presidiente ejecutivo, cree que los US$ 70 por barril de tejanos intermedios (WTI) –anunciado esta semana por varios analistas del mercado neoyorquino a término- “puede ser un piso, no un techo”.

Por cierto, la puja entre Cnooc, Chevron y el “lobby nacionalista” de Washington acabó diluyéndose en otro debate. A saber, si las reservas económicamente explotables de hidrocarburos se acercan –o no- a una fase de agotamiento paulatino. En el costado geopolítico, los pesimitsas van de Estados Unidos a la Unión Europea y Levante. Los optimistas incluyen Rusia y los países alrededor del mar Caspio. Irán y los latinoamericanos están en una postura intermedia.

También rechazan la “visión apocalíptica” algunos gigantes privados, por ejemplo Exxon Mobil. Aunque, como apuntan técnicos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, esa actitud busca disimular el máximo temor de las compañías: quedarse sin reservas. Eso también explkica que, con el petróleo de récord en récord, las principales bolsas vivan un veranillo que Jeffrey Sachs ha calificado como “baile sobre el Titanic”.

“Esas organizaciones, sus accionistas e inversores realmentre no sabrían qué hacer si de esfumase un negocio actualmente tan rentable”, apuntaba el economista. “Ni hablar de los países que dependen de la exportación petrolera para no caerse del mapa”, se le oyó comentar a Paul Wolfowitz, nuevo presidente del Banco Mundial.

Por supuesto, el móvil clave de la eventual operación tiene que ver con el 14% de retroceso en producción y reservas que sufre Chevron misma. Particularmente en gas natural. Se sabe que David o’Reilly, presidiente ejecutivo, cree que los US$ 70 por barril de tejanos intermedios (WTI) –anunciado esta semana por varios analistas del mercado neoyorquino a término- “puede ser un piso, no un techo”.

Por cierto, la puja entre Cnooc, Chevron y el “lobby nacionalista” de Washington acabó diluyéndose en otro debate. A saber, si las reservas económicamente explotables de hidrocarburos se acercan –o no- a una fase de agotamiento paulatino. En el costado geopolítico, los pesimitsas van de Estados Unidos a la Unión Europea y Levante. Los optimistas incluyen Rusia y los países alrededor del mar Caspio. Irán y los latinoamericanos están en una postura intermedia.

También rechazan la “visión apocalíptica” algunos gigantes privados, por ejemplo Exxon Mobil. Aunque, como apuntan técnicos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, esa actitud busca disimular el máximo temor de las compañías: quedarse sin reservas. Eso también explkica que, con el petróleo de récord en récord, las principales bolsas vivan un veranillo que Jeffrey Sachs ha calificado como “baile sobre el Titanic”.

“Esas organizaciones, sus accionistas e inversores realmentre no sabrían qué hacer si de esfumase un negocio actualmente tan rentable”, apuntaba el economista. “Ni hablar de los países que dependen de la exportación petrolera para no caerse del mapa”, se le oyó comentar a Paul Wolfowitz, nuevo presidente del Banco Mundial.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades