China, síntoma de un nuevo orden, no sin desequilibrios

La decisión de flexibilizar la paridad cambiaria informal –adoptada en junio, ejecutada en julio- y su relación con la triple canasta dólar-euro-yen refleja tensiones globales insoslayables en materia de comercio, flujos de capital y demanda.

<p>C&oacute;mo manejarlos y en qu&eacute; lapso ser&aacute;n factores cr&iacute;ticos. Ambos aspectos marcar&aacute;n la diferencia entre un ajuste mundial suave y uno signado por peligrosas crisis financieras, como la occidental de 2006/09 o la que atraviesa hoy la Uni&oacute;n Europea (ninguna de ambas agotadas. Un nuevo estudio del McKinsey Global Institute explora las profundas implicancias estrat&eacute;gicas de la transici&oacute;n entre una globalidad y otra. <br />
<br />
Hasta cierto punto, el desplazamiento de actividades entre un contexto &ldquo;desarrollado&rdquo; y mercados emergentes simplemente refleja una especie de ley gravitatoria econ&oacute;mica. En un mundo donde las ideas fluyen libres y la mayor&iacute;a de pa&iacute;ses pasa por diversos estadios en la adopci&oacute;n &ndash;o no-de medios de producci&oacute;n, comunicaci&oacute;n o distribuci&oacute;n, los menos desarrollados debieran crecer m&aacute;s que sus contrapartes en occidente. Al menos, tal como &eacute;stas eran antes de las crisis iniciadas en 2006 con el colapso inmobiliario norteamericano.<br />
<br />
Tambi&eacute;n es importante comprender que los mercados emergentes tienen ventajas estructurales asociadas a la nueva fase de la econom&iacute;a global. Muchos funcionarios occidentales suelen obsederse con paridades &ldquo;anormalmente bajas&rdquo; en pa&iacute;ses como China. Justamente, esas tasas de cambio forman parte de las ventajas estructurales aludidas. <br />
<br />
Pero el fen&oacute;meno remite a un hecho fundamental: la mano de obra no puede negociarse libremente en un mercado mundial &uacute;nico, algo normal en cuanto a productos primarios, insumos intermedios, alimentos y capitales. Cualquier compa&ntilde;&iacute;a que contrate servicios en econom&iacute;as de bajos salarios relativos lo hace para ahorrar enormemente en costos laborales.&nbsp; <br />
<br />
Ello es doloroso para trabajadores occidentales substituidos por rivales m&aacute;s baratos. Pero resulta positivo en materia de utilidades, precio final que paga el usuario y &ndash;exagerando- &ldquo;los ciudadanos globales que provienen de&nbsp; f&aacute;bricas, centros de llamadas y otras especialidades baratas del mundo emergente&rdquo;.<br />
<br />
Pero &iquest;y si esos componentes no funcionan como se supone? Esta investigaci&oacute;n sostiene que debieran considerarse esas aparentes improbabilidades y analizar el riesgo de que una crisis financiera acelere la transici&oacute;n a un contexto global donde el intercambio, el flujo de capitales y la demanda sean m&aacute;s equilibrados. Al respecto, las c&uacute;pulas empresarias han de aprestarse para un mundo que &ndash;seg&uacute;n muestra la flexibilizaci&oacute;n del y&uuml;an-&nbsp; y modifique nexos econ&oacute;micos anacr&oacute;nicos.</p>

<p>Generalmente, se concibe la economía mundial en términos de resultados tangibles. Vale decir, la verdadera integración arranca de factores de producción, entre los cuales sobresalen las materias primas, el capital y el trabajo, claves para entender los problemas estructurales básicos. Un mercado se halla plenamente formado cuando todos los clientes obtienen las mismas cosas al mismo precio, extrapolando costos y márgenes transaccionales. <br />
<br />
Esto se conoce como “ley de precio único” y, originalmente, la postuló Adam Smith. En lo atinente a productos primarios –hidrocarburos, minerales, metales, alimentos básicos-, se trata de condiciones de mercado existentes desde hace tiempo. La misma ley vale además para el dinero y la mayoría de instrumentos financieros. Pero no se limita a la mano de obra, para los ortodoxos el obstáculo estructural por excelencia.<br />
<br />
Para aprehender el papel del trabajo, por supuesto, es preciso hacerlo con el arbitraje. Por ejemplo, su expresión transfronteriza en la economía financiera se centra en instrumentos transables cotizados en monedas. En la economía real, esos arbitrajes o transacciones captan diferencias en costos de producción entre diversos puntos. A medida como se abrían los mercados, especialmente especulativos, bajaban esos costos y, también, se agotaban las oportunidades de arbitraje en el plano financiero global, con lo cual se cumplía la ley del precio único.<br />
<br />
Por el contrario, subsisten vastas oportunidades de transacción salarial, pues la misma tarea puede significar salarios muy variables alrededor del planeta. Esto lo aprovechan al extremo las empresas multinacionales, cuyo ahorro de costos opera por dos vías: salarios más bajos en el ex “tercer mundo” y creciente desempleo en economías centrales.<br />
<br />
Al margen de factores sociales regresivos en ambos extremos de la ecuación, surge un problema estructural. En el curso de la década entrante, lo afrontarán las economías en desarrollo y subdesarrolladas. Reside en puestos laborales de calidad que irán abandonando los países desarrollados rumbo a China, India, Indochina, Latinoamérica y parte de África.  <br />
<br />
Serán cientos de millones, en tanto la fuerza laboral estadounidense no sube hoy de 150 millones. Desdeñando aquellos factores sociales regresivos –aunque ventajosos para el sector privado-, el estudio del MGI concluye que se vive un proceso global positivo. Sobre todo para el empleo en mercados emergentes y la dupla demanda-consumo en economías avanzadas.<br />
<br />
Sin embargo, el mayor empleo emergente implica menos demanda laboral en EE.UU., Japón o Europa occidental. Ya España, una economía intermedia enganchada a la tambaleante Eurozona, sufre 21,5% de desocupación, con EE.UU. y el resto de la Unión Europea promediando 10%.  Por ello, el desempleo en las economías centrales se torna más estructural que cíclico; como en Alemania en los años 20 o EE.UU. en los treinta. En el primer caso, la salida fue el III Reich; en el segundo, su resultado, la II guerra mundial, fue prevista por John Kenneth Gailbraith.</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades