China en 2015

Las predicciones anuales de Gordon Orr, director de McKinsey, sobre cuál puede ser el panorama económico de la gran potencia asiática en el año que se inicia.

Mejorar la productividad y eficiencia seguirá siendo un objetivo del país para mantener  la rentabilidad de muchas de sus compañías, dado el menor crecimiento económico y de la deflación de precios en muchos sectores.

El impacto de la tecnología que elimina puestos de trabajo en servicios y manufactura, dice Orr, será todavía mayo9r que en 2014 (aunqu7e todavía no llega al gobierno). Por eso, el gobierno mantendrá su atención en la creación neta de empleo y en la calidad de esos nuevos puestos de trabajo. Las empresas contratarán más expertos en info-tecnología para seguir en la carrera de aprovechar la tecnología mejor que sus competidores.

El esfuerzo por reducir la polución y las emisiones de dióxido de carbono necesitará todavía más inversión en energía solar doméstica y parques eólicos, algo que fortalecerá la posición de los productores chinos.

La construcción de ferrocarriles de alta velocidad  continuará dentro y fuera del país, mientras las empresas chinas se van afianzando como los fabricantes preferidos de trenes de alta velocidad en el mundo.

Hasta aquí, se mantienen tendencias ya observadas el año anterior.  ¿Qué más puede ocurrir?

Salarios: Probablemente este año sea el de menor ingreso salarial por lo menos de los últimos diez años. Esto tendrá consecuencias en la economía.  Ya se observan señales: los datos oficiales muestran que la renta disponible subió en cifras de un solo dígito en los primeros nueve meses de 2014. Esto indica un gran cambio. Casi toda la economía ha tenido un crecimiento de dos dígitos durante los últimos diez años y en muchas ciudades el salario mínimo se duplicó en los últimos cinco años.  Se creó así la expectativa de que se trata del crecimiento normal, cuando no lo es.

Empleo: los que busquen empleo durante este 2015 advertirán que los históricos atractivos de trabajar en empresas estatales no vuelven más: el empleo de por vida, con el su estatus e ingresos altos y cantidad de otras ventajas desapareció para siempre. Empresas estatales más pequeñas. Muchas de las grandes empresas estatales contratan menos gente e invitan a mucha gente a que se retire para mejorar eficiencia.  Menor crecimiento significa menos oportunidades de avanzar en la carrera laboral.

El sector privado se puede convertir en el principal creador de empleo en China. Las estadísticas oficiales muestran un aumento de más de 50% en los empleos del sector privado en los últimos cinco años. Sin embargo, muchos de esos empleos son relativamente de baja calificación y bajo sueldo. En 2015, se esperará que sea el sector servicio el gran creador de puestos de trabajo, más que el gobierno.

¿De dónde vendrá el crecimiento?

El resultado de todo esto es que los motores del crecimiento económico serán más difíciles de encontrar.  El aumento del consumo fue responsable  de más de 50% de aumento del PBI durante los dos últimos años.  Su participación va a ser menor. La inversión de infraestructura está directamente controlada por el gobierno y puede mantenerse en los niveles actuales y contribuir al crecimiento en la misma medida que lo hizo el año pasado.  Pero la inversión en propiedades – históricamente responsable de alrededor de 15% del PBI—probablemente tenga otro año débil.

¿Podrían las exportaciones generar el crecimiento? Desde 2007 nunca las exportaciones netas significaron más de 1% del crecimiento chino. La recuperación en Estados Unidos no generó un crecimiento en las exportaciones netas y tampoco parece probable que haya un aumento de la demanda en Europa, ni siquiera con los menores precios del petróleo.  

Innovación

¿Innova China? Sí, hay innovación, dice Orr. Y este año esa innovación va a tener impacto global. Especialmente en el área de Internet.  Aparte, hay cientos de empresas medianas en el sector industrial que se están convirtiendo en verdaderas competidoras de las 1000 de Fortune.  Ya no fabrican productos baratos sino que  crean alto valor, escuchan lo que quieren los consumidores y desarrollan productos como respuesta.  Hay mucha calidad en biotecnología, productos farmacéuticos, electrónicos, tecnología médica, drones y equipos de telecomunicaciones. Esos son algunos de los sectores donde las agresivas empresas medianas chinas lideran en sus sectores. Casi todas son privadas y lideradas por un CEO fundador con verdadera pasión por convertirse en líder global.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades