Chile, la excepción latinoamericana

Mientras la mayoría de los países de la región aumentan la producción de hidrocarburos, Chile apuesta a la energía limpia.

Brasil se jacta de ser líder en el merado offshore de gas y petróleo. México aumenta la producción de crudo. El nuevo líder de Ecuador ha prometido duplicar la producción de petróleo y Argentina entierra miles de millones para extraer shale oil de las rocas. El único país de la región que parece desprenderse de la adicción a los hidrocarburos y reconocer la emergencia climática que sufre el mundo es Chile, editorializa hoy el Financial Times de Londres. Tiene armado uno de los planes más ambiciosos para energías renovables y espera aprovechar la bendición de los fuertes vientos de la Patagonia al sur y el fuerte sol en el Desierto de Atacama al norte para generar electricidad verde a precios bajísimos.

El año pasado más de 40% de la inversión extranjera directa en Chile fue para energía renovable y la atracción que ejerce el país fue ranqueada Top en el Climatoscope de Bloomberg.

Pero el plan de Chile no se detiene en la electricidad verde. El gobierno aspira a instalar a su nación como líder en exportación de hidrógeno verde, un combustible producido sin emisiones con grandes promesas ambientales. El cálculo que hace el gobierno es que el precios de los electrolizadores va a bajar mucho cuando aumente la producción y se construyan modelos grandes

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades