Chile: 78% votó por abandonar la constitución de la dictadura

Un plebiscito histórico. Preguntó a la ciudadanía si aprueba o rechaza la redacción de una nueva constitución.

26 octubre, 2020

Con casi todos los votos computados, un resultado aplastante de 78% de los votantes aceptó abandonar la constitución de 1980, de la era de la dictadura. El referéndum fue convocado luego de masivas protestas del año pasado relacionadas con la desigualdad.

El domingo 25 de octubre, la comisión electoral de Chile informaba que casi 15 millones de personas habían asistido a votar, 78% de las cuales votó a favor de comenzar el proceso de reemplazar la actual constitución de 1980 – de la era de la dictadura – un símbolo de los brutales años de Pinochet.

La nueva constitución, que será redactada por una convención ciudadana elegida en votación popular, buscará corregir los desequilibrios en Chile. El país es considerado uno de los más desiguales del mundo, con el poder concentrado profundamente en una élite gobernante generalmente basada en Santiago. En el centro del debate se encuentran los temas de salud, educación, etnia y género.

En esta etapa que abrirá un nuevo capítulo que rompe con el pasado sangriento, una generación joven belicosa sumó su voz a los reclamos de cambio.

“Mi generación es la de los hijos e hijas de las personas que vivieron la dictaduray generation are the sons and daughters of the people who lived through the dictatorship,” said Alondra Arellano, who at 22 is Chile’s youngest party leader. She was elected as the president of the center-left Convergencia Social party in August.

El presidente Sebastián Piñera dijo el domingo que “Hasta ahora, las constitución nos ha dividido. Desde hoy en adelante, deberíamos colaborar todos par hacer una nueva constitución que sea símbolo de unidad y estabilidad”.

Piñera es el presidente con más baja popularidad desde el retorno del país a la democracia. En noviembre acordó con los líderes de partidos convocar a un plebiscito para redactar una constitución en forma democrática.

Las protestas sobre desigualdad explotaron el año pasado en octubre y desde entonces Chile ha vivido una crisis socio-política permanente. La constitución, debido a sus lazos con Pinochet, se convirtió en el punto focal de la furia.

La actual constitución fue ratificada por un referéndum fraudulento en 1980 y es una interpretación extrema de los principios del libre mercado y la privatización que, según sus críticos, pone las ganancias antes que la vida.

Para quienes defienden ese modelo, la constitución fue la piedra angular del crecimiento y la estabilidad de Chile desde l retorno a la democracia en 1990. Datos del Banco Mundial muestran que el PBI chileno creció cerca de 800% entre 1990 y 2018; no obstante, un tercio de la riqueza total está en manos de 1% de la población.

En opinión de muchos, el proceso constitucional es una oportunidad para curar las profundas heridas que existen n la sociedad chilena, que están tapadas por una capa exterior de éxito económico y una tradición de apático silencio entre la élite gobernante del país.

Chile ahora redactará su primera constitución como país con paridad de género. Pero dadas las divisiones en la clase política chilena y en la sociedad en su conjunto, el proceso podría resultar viciado.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades