Caso Skanska: 23 funcionarios imputados y riesgos para de Vido

Si bien el juez federal Guillermo Montenegro indagó sólo a dos –echados vía un decreto desprolijo-, el fiscal Carlos Stornelli tiene una lista de veintitrés. Casi todos, en el ministerio de planeamiento que maneja Julio de Vido.

Al frente de la nómina aparece Daniel Cameron, secretario de energía y combustibles, que el juez no ha citado. Pero, el mes próximo, indagará a Fulvio Madero (Enargás), Néstor Ulloa (fideicomisos, Banco Nación) y varios ex ejecutivos de la firma sueca. El cargo en común es cohecho, o sea soborno.

No obstante, el veredicto fiscal abarca veintitrés funcionarios y añade pagos de cuantiosos sobreprecios a firmas constructoras que, en 2005, ampliaron los gasoductos norte y sur. Tanto las conversaciones grabadas como la abundante documentación en poder de la justicia pueden derivar en nuevas actuaciones y complicar a más empresas privadas. Por ejemplo, un cargo gira alrededor de sobreprecios por hasta US$ 50 millones abonados Skanska, Contreras, Odebrecht y Techint.

Los fondos aparentemente salieron de un fideicomiso en el BN. Al respecto, el fiscal quiere interrogar a Hugo Muñoz (vice de Enargás), Mario Vidal (diretor), Cristián Folgar (subsecretario de combustibles) y diecisiete integrantes de la unidades ejecutora y controladora. Pero las pautas financieras de los contratos fueron elaboradas en el máximo nivel del gabinete federal.

El apresurado decreto que despidió a Madero y Ulloa da al impresión de que cunde el apuro en desembarazarse de obra muerta. Pero, si la justicia implicase a Cameron, de Vido quedaría muy expuesto a un cóctel que mezcla Skanska y la crisis social en Santa Cruz, feudo de los Kirchner. En suma, el cuarto aniversario del gobierno llega en un clima adverso que la oposición explota al máximo.

Al frente de la nómina aparece Daniel Cameron, secretario de energía y combustibles, que el juez no ha citado. Pero, el mes próximo, indagará a Fulvio Madero (Enargás), Néstor Ulloa (fideicomisos, Banco Nación) y varios ex ejecutivos de la firma sueca. El cargo en común es cohecho, o sea soborno.

No obstante, el veredicto fiscal abarca veintitrés funcionarios y añade pagos de cuantiosos sobreprecios a firmas constructoras que, en 2005, ampliaron los gasoductos norte y sur. Tanto las conversaciones grabadas como la abundante documentación en poder de la justicia pueden derivar en nuevas actuaciones y complicar a más empresas privadas. Por ejemplo, un cargo gira alrededor de sobreprecios por hasta US$ 50 millones abonados Skanska, Contreras, Odebrecht y Techint.

Los fondos aparentemente salieron de un fideicomiso en el BN. Al respecto, el fiscal quiere interrogar a Hugo Muñoz (vice de Enargás), Mario Vidal (diretor), Cristián Folgar (subsecretario de combustibles) y diecisiete integrantes de la unidades ejecutora y controladora. Pero las pautas financieras de los contratos fueron elaboradas en el máximo nivel del gabinete federal.

El apresurado decreto que despidió a Madero y Ulloa da al impresión de que cunde el apuro en desembarazarse de obra muerta. Pero, si la justicia implicase a Cameron, de Vido quedaría muy expuesto a un cóctel que mezcla Skanska y la crisis social en Santa Cruz, feudo de los Kirchner. En suma, el cuarto aniversario del gobierno llega en un clima adverso que la oposición explota al máximo.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades