Casi confirmada la presencia cubana en la cumbre del Mercosur

Al parecer, el presidente vitalicio Fidel Castro viajará a Córdoba para el encuentro. Se esperan acuerdos comerciales. También, ingredientes políticos irritantes, tanto para el gobierno local como para Chile y la pronorteamericana Colombia.

Aunque la embajada cubana en Buenos se aferra a una curiosa reticencia y la cancillería argentina parece no tenerlas todas consigo, el jueves y el viernes Castro estará en el país. Se lo ha invitado a la cumbre del bloque y sus asociados: Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia, Perú y Colombia.

En rigor, ya está listo el texto de un acuerdo de complementación económica y comercial entre el Mercosur y Cuba. Considerada como la primera respuesta colectiva en Latinoamérica al envejecido bloqueo estadounidense, servirá para que varios participantes traten de poner en segundo plano los inevitables aspectos políticos de la visita. El eventual pacto eliminará unas tres mil posiciones arancelarias que norman el intercambio mutuo.

No obstante, importa acotar que, en términos de valor, la ayuda petrolera venezolana supera de lejos el conjunto de las futuras concesiones. “Este acuerdo implica que 75% del producto bruto latinoamericano pasará a tener relaciones especiales con Cuba”, sostuvo un alto funcionario argentino.

El problema es otro, claro. Reside en el acto que algunos organizan, en Córdoba –una provincia de sesgo conservador-, para juntar a Castro, Hugo Chávez y Evo Morales. Prudentemente, Néstor Kirchner tratará de no figurar en una tribuna donde el pato de la boda será George W.Bush y su apoyo a Israel en la guerra contra Líbano, Hezbol-lá y Hamás.

Tampoco parece fácil que Luiz Inácio da Silva o Tabaré Vázquez acudan a ese mitín. El presidente uruguayo se halla empeñado en forjar una relación bilateral con Estados Unidos (estilo Chile y Perú), para compensar sus roces justamente con el Mercosur y Argentina. En cuanto a Lula, prefiere no comprar conflictos y, además, su relación con Bolivia no atraviesa los mejores momentos.

Aunque la embajada cubana en Buenos se aferra a una curiosa reticencia y la cancillería argentina parece no tenerlas todas consigo, el jueves y el viernes Castro estará en el país. Se lo ha invitado a la cumbre del bloque y sus asociados: Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia, Perú y Colombia.

En rigor, ya está listo el texto de un acuerdo de complementación económica y comercial entre el Mercosur y Cuba. Considerada como la primera respuesta colectiva en Latinoamérica al envejecido bloqueo estadounidense, servirá para que varios participantes traten de poner en segundo plano los inevitables aspectos políticos de la visita. El eventual pacto eliminará unas tres mil posiciones arancelarias que norman el intercambio mutuo.

No obstante, importa acotar que, en términos de valor, la ayuda petrolera venezolana supera de lejos el conjunto de las futuras concesiones. “Este acuerdo implica que 75% del producto bruto latinoamericano pasará a tener relaciones especiales con Cuba”, sostuvo un alto funcionario argentino.

El problema es otro, claro. Reside en el acto que algunos organizan, en Córdoba –una provincia de sesgo conservador-, para juntar a Castro, Hugo Chávez y Evo Morales. Prudentemente, Néstor Kirchner tratará de no figurar en una tribuna donde el pato de la boda será George W.Bush y su apoyo a Israel en la guerra contra Líbano, Hezbol-lá y Hamás.

Tampoco parece fácil que Luiz Inácio da Silva o Tabaré Vázquez acudan a ese mitín. El presidente uruguayo se halla empeñado en forjar una relación bilateral con Estados Unidos (estilo Chile y Perú), para compensar sus roces justamente con el Mercosur y Argentina. En cuanto a Lula, prefiere no comprar conflictos y, además, su relación con Bolivia no atraviesa los mejores momentos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades