Capitalismo de Estado y la propiedad de YPF

Algunos creen ver, detrás de la estatización de YPF, una prueba contundente de un capitalismo estatal que irrumpe como modelo en la Argentina. No parece muy acertada la interpretación. Ese modelo no responde a problemas coyunturales y necesita contar con una importante reserva de divisas para practicarlo sin cortapisas, algo que no es –claramente- el caso del actual gobierno.

<p>Ian Bremmer, experto en &quot;riesgos geopol&iacute;ticos&quot;, sostiene que el modelo empresario subsistente en las econom&iacute;as centrales corre serio peligro. En efecto, compite con un adversario m&aacute;s viejo, tenaz y mutable: la econom&iacute;a estatal o semiestatal. <br />
<br />
Cuando entra en nuevos mercados, &iquest;encontrar&aacute; el sector privado un terreno propicio a los negocios? Quiz&aacute; no, se&ntilde;ala el fundador del Eurasia Group en End of the Free Market. A su juicio, &quot;la crisis financiera occidental acelera desde 2007 un fen&oacute;meno ya antes marcado como inquietante: el auge del capitalismo de Estado y mixto&quot;.<br />
<br />
Algunos creen ver, detr&aacute;s de la estatizaci&oacute;n de YPF, una prueba contundente de un capitalismo estatal que irrumpe como modelo en la Argentina. No parece muy acertada la interpretaci&oacute;n. El capitalismo de estado no responde a problemas coyunturales y necesita contar con una importante reserva de divisas para practicarlo sin cortapisas, algo que no es &ndash;claramente- el caso del actual gobierno.<br />
<br />
En la actualidad, &quot;una nueva globalizaci&oacute;n &ndash;v&iacute;a fondos de inversi&oacute;n soberanos y multinacionales&ndash; no favorece justamente al sector privado sino a estados como China, Brasil, Rusia o los emiratos del golfo P&eacute;rsico&quot; subraya Bremmer. <br />
<br />
La tesis es sencilla. Durante la generaci&oacute;n anterior, el colapso del comunismo dej&oacute; en claro que un Gobierno no puede simplemente ordenar que haya crecimiento econ&oacute;mico duradero. Para alimentar la creciente prosperidad de la que depender&aacute; su supervivencia a largo plazo, los l&iacute;deres pol&iacute;ticos en China, Rusia, las monarqu&iacute;as &aacute;rabes y otros Estados autoritarios han aceptado que tienen que adoptar un capitalismo basado en el mercado. <br />
<br />
Pero si lo dejan totalmente librado a las fuerzas del mercado para ver qui&eacute;n gana y qui&eacute;n pierde corren el riesgo de enriquecer a aquellos que van a usar su nueva riqueza para desafiar el poder del Estado. Abrazaron entonces el capitalismo de Estado (una posibilidad a la actual versi&oacute;n del capitalismo).<br />
<br />
Dentro de esos pa&iacute;ses, las &eacute;lites pol&iacute;ticas usan empresas estatales y privadas leales al poder pol&iacute;tico para dominar sectores econ&oacute;micos enteros, como petr&oacute;leo, gas natural, aviaci&oacute;n, navegaci&oacute;n marina, generaci&oacute;n de energ&iacute;a, producci&oacute;n de armamento, telecomunicaciones, metales, minerales, petroqu&iacute;micos y otras industrias. Financian todas estas instituciones con ayuda de gran cantidad de divisa extranjera excedente conocida como fondos de riqueza soberana. <br />
<br />
En el proceso, el Estado usa los mercados para crear riqueza que puede ser dirigida como plazca a los funcionarios pol&iacute;ticos. El motivo &uacute;ltimo no es econ&oacute;mico (maximizar el crecimiento) sino pol&iacute;tico (maximizar el poder del Estado y las posibilidades de supervivencia del liderazgo). <br />
<br />
Y con Europa en convulsi&oacute;n, un Jap&oacute;n pol&iacute;ticamente paralizado y alto desempleo con creciente indignaci&oacute;n p&uacute;blica en Estados Unidos, la fuerte recuperaci&oacute;n econ&oacute;mica en el capitalismo de Estado chino luce tremendamente atractiva para posibles imitadores en todo el mundo en desarrollo. <br />
<br />
Bremmer no cree que sea el final del mercado libre, pero s&iacute; que las cosas van a empeorar antes de que puedan mejorar. S&iacute; se anima a apostar a un fuerte crecimiento liderado por el Estado en la pr&oacute;xima d&eacute;cada. El creciente orgullo nacional va a reforzar el sistema a corto plazo.</p>
<p>&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades