CABA baja el gasto pero sin cubrir la merma en ingresos brutos

El Gobierno de la Ciudad finalizó el tercer trimestre con un superávit de $2.779,1 millones, que si se toman los intereses de la deuda pública da un resultado primario positivo en $3.890,4 millones., según ASAP.

15 diciembre, 2014

El informe de ejecución del presupuesto del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, tercer trimestre 2014, que elabora la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP) atribuye ese resultado favorable a ingresos que totalizaron $46.529,5 millones y gastos que alcanzaron los $43.750,4 millones.

 

Pero como los Intereses de la Deuda Pública llegaron a los $1.111,3 millones, el resultado primario fue positivo en $3.890,4 millones, añade.

 

Si bien el superávit financiero fue un 122,0% superior al que se había registrado en los primeros nueve meses de 2013, al crecer los ingresos un 33,2% en lo que va del año, contra un 29,9% de incremento de los gastos, las políticas de reducción de gastos implementadas por el Poder Ejecutivo no alcanza a contrarrestar la desaceleración registrada en los recursos, y particularmente en el Impuesto Sobre los Ingresos Brutos, lo cual hace que se mantenga la previsión deficitaria para el cierre del ejercicio.

 

La recaudaciónacumulada en estos nueve meses alcanzó los $46.529,4 millones, con un incremento del 33,2% con respecto a los $34.921,5 millones percibidos en 2013.

 

Sin embargo, si se analiza solo el último trimestre la tasa de crecimiento baja al 28,0%, mostrando la desaceleración que han tenido los ingresos porteños en los últimos tiempos.

 

Este valor se encuentra levemente por debajo del 28,5% registrado en el segundo trimestre, marcando así una cierta estabilización en el ritmo de expansión, aunque claramente por debajo de la tasa de inflación local medida por el GCBA.

 

El incremento total registrado a lo largo del año fue de $11.607,9 millones. De ese monto, el 63,3% correspondió al Impuesto

 

Sobre los Ingresos Brutos, en tanto que el Impuesto Inmobiliario aportó el 9,7%, la Coparticipación el 9,4%, el Impuesto a los Sellos el 7,7% y el Impuesto Automotor el 6,0%. El resto de los recursos aportó el 4,0%.

 

El Impuesto Sobre los Ingresos Brutos, la principal fuente de recursos de la Ciudad, tuvo una sensible baja en su nivel de crecimiento, que pasó del 32,8% en el período enero-septiembre al 25,5% en los últimos tres meses.

 

Esta caída se hace aún más notoria si se tiene en cuenta que en el primer trimestre del año el incremento había sido del 45,0%. Al estar el ISIB íntimamente ligado a la evolución de la actividad económica, esta desaceleración muestra el impacto que ha tenido la caída en el consumo sobre los recursos porteños.

 

De las grandes fuentes de recursos porteñas, solo los impuestos Inmobiliario y Automotor, es decir, aquellos que gravan el patrimonio, mostraron una aceleración en el trimestre.

 

Esta situación, que ya se registrara en el segundo trimestre, marca la prociclicidad de la recaudación porteña, con una estructura impositiva basada en los tributos que gravan el consumo y la actividad económica. Como tampoco se cuenta con fondos anticíclicos ni mecanismos similares que permitan compensar las caídas en la recaudación, la solución a las mismas termina siendo la reducción del gasto.

 

En cuanto al gasto, se devengaron $43.750,4 millones entre enero y septiembre de este año. Este valor implica un 29,9% de incremento con respecto a los $33.669,8 millones ejecutados en el mismo período de 2013, pero al mismo tiempo muestra una caída de 5,6 puntos porcentuales en el nivel de ejecución, que alcanzó el 62,5% contra el 68,1% registrado en el ejercicio anterior.

 

Los Gastos Corrientes crecieron un 33,4% ia., en línea con lo que se registró a lo largo de todo el año, mientras que los Gastos de Capital, que al finalizar el primer trimestre mostraban una tasa de expansión del 124%, cayeron al 14,0%, mostrando una vez más que la inversión pública es la primera en sufrir los efectos de una caída de la recaudación.

 

El gasto salarial creció un 29,8% ia., casi en línea con el resto de los gastos, y totalizó $36.891,4 millones.

 

Tal como se explicara en informes anteriores, en los primeros meses del año pasado se habían registrado aumentos salariales a cuenta de lo que se acordara a lo largo del ejercicio, por lo que en la primera parte de 2014 la tasa de incremento de las remuneraciones era más baja de lo esperable, situación que se ha ido revirtiendo con el correr de los meses. Se registra una importante suba en el Personal Temporario, que crece un 63,5%, particularmente en los Ministerios de Educación y Salud.

 

En términos porcentuales, los mayores aumentos están en las horas extras, que pasaron de $21,5 millones en 2013 a $284,9 millones en este ejercicio, con una suba superior al 1.000% ia., y en la partida de Beneficios y Compensaciones, que devengó $6,8 millones el año pasado y $275,1 millones en 2014.

 

Los Gastos de Consumo alcanzaron los $9.444,1 millones, con un incremento del 47,6%, más de 15 puntos por encima del promedio de gastos. De ese total, los Bienes de Consumo llegaron a $1.044,5 millones, con un nivel de ejecución del 60,5%, casi 9 puntos por encima del registrado en 2013.

 

Por su dimensión, la mayor parte del incremento se concentró en los medicamentos del sistema de salud de la Ciudad, que alcanzaron los $559,2 millones, un 57,4% más que los $355,3 millones devengados un año atrás. Esta diferencia correspondió a una mayor ejecución (72,0% en 2014 vs. 56,9% en 2013), ya que el presupuesto asignado aumentó un 24,4%. Los Servicios no Personales, por su parte, alcanzaron los $8.386,8 millones, un 46,5% más que en 2013.

 

Se destacan las subas en los contratos con personas (+44,3% ia.), en los contratos con empresas (+56,2% ia.) y en Otros Servicios, donde se registran los servicios de distribución de comida para escuelas y hospitales (+47,7% ia.), pero la mayor parte del aumento correspondió a la partida de Mantenimiento, Reparación y Limpieza (+$1.232,1 millones; +47,7% ia.). Allí se registra el contrato de recolección de residuos, el más importante de los que tiene la Ciudad, que tuvo un aumento del 43,0% y llegó a los $2.872,2 millones a partir de los cambios introducidos con la nueva licitación del servicio.

 

Las Transferencias Corrientes alcanzaron los $5.268,3 millones, lo que implica un incremento del 20,4% ia., el menor incremento porcentual de los componentes del gasto corriente.

 

El 33,7% de ese total, $1.775,6 millones, correspondió a los subsidios a la educación privada, que crecieron un 34,4%. También fueron importantes las transferencias al Hospital Garrahan -mantenido en partes iguales por la Ciudad y el Estado Nacional- que crecieron un 37,3% ia. y alcanzaron los $570,6 millones, y el programa de asistencia social Ciudadanía Porteña, que tuvo una ejecución de $398,0 millones aunque con un crecimiento de solo el 8,1% ia.

 

En cuanto al Gasto de Capital, la suba fue del 14,0%, totalizando $6.658,7 millones, con una brusca desaceleración con respecto al 123,9% de crecimiento registrado en el primer trimestre y al 51,9% del segundo.

 

Esta reducción en términos reales, en momentos en que sería conveniente incrementar la inversión pública para estimular la economía, se debe tanto a una estructura impositiva concentrada en los tributos a la actividad económica como a la falta de mecanismos anticíclicos que permitan enfrentar de mejor manera las recesiones.

 

Entre los principales proyectos de inversión desde el punto de vista presupuestario se destacan las Obras de Infraestructura Urbana en Red de Subterráneos, con $449,2 millones, el Mejoramiento de las Vías de Tránsito Peatonal y Vehicular, con $443,8 millones; el Cuidado y Puesta en Valor de Espacios Verdes, con $355,1 millones; la compra de netbooks para alumnos de las escuelas primarias de la Ciudad por $306,3 millones y las obras de Mantenimiento y Optimización del Alumbrado Público, con $252,1 millones.

 

En cuanto a las Transferencias de Capital, el gasto por este concepto alcanzó los $103,9 millones, con un 96,3% de ejecución y una caída de más del 80% con respecto a 2013. De ese total, $70,0 millones correspondieron a lo enviado a la Corporación Buenos Aires Sur Sociedad del Estado.

 

La ejecución por finalidad va desde el 61,1% de los Servicios Económicos al 68,5% de los Servicios Sociales, pasando por el 65,7% de los Servicios de Seguridad y el 65,6% de los Servicios de la Deuda Pública.

 

Solo la Administración Gubernamental muestra un nivel muy inferior, con un 43,8% de devengamiento, aunque aquí influyen directamente las jurisdicciones extra poder ejecutivo que no están integradas al Sistema de Gestión y Administración Financiera (SIGAF) e informan su ejecución con posterioridad.

En cuanto a la situación de la deuda pública, el monto total del nuevo endeudamiento autorizado al Gobierno de la Ciudad para el año 2014 asciende a $4.418,8 millones.

 

A su vez, el stock de deuda informado al 30 de septiembre es de $17.729,0 millones, un 51,5% más que un año atrás, mientras que la deuda flotante es de $3.655,9 millones.

 

En estos nueve meses, se devengaron $1.914,4 millones en concepto de amortizaciones de capital.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades