Bush felicita a Kirchner por la economía, Griesa es ambiguo

El presidente norteamericano telefoneó a su colega local. Elogió la marcha de la economía en estos dos años y agradeció el papel de Argentina en el conflicto boliviano. Justo mientras Thomas Griesa destrababa el embargo y Elliot apelaba.

30 marzo, 2005

Néstor Kirchner recibió el martes un llamado de su par, George W.Bush, quien se congratuló por la marcha de la economía en los últimos dos años y el éxito en la restructuración de la deuda externa “Si siguen por este camino –sostuvo-, los capitales extranjeros van a regresar”. El gesto parecía calculado para coincidir con el nuevo embate jurídico de los fondos buitres contra el canje y las concomitantes presiones del Fondo Monetario. De paso, dejó sin sustento a columnistas conservadores locales , según quienes el cambio de funciones de John Taylor (sale de Hacienda) priva a la Argentina de apoyos en Washington.

De acuerdo con fuentes oficiales, el diálogo entre ambos mandatarios duró unos 20 minutos. En su transcurso, Bush agradeció el papel que está cumpliendo el país en la región y, en especial, “en el conflicto de Bolivia”, aunque recalcó preocupaciones sobre Venezuela. Exactamente mientras José Rodríguez Zapatero –“premier” español- se reunía con Álvaro Uribe (Colombia), Hugo Chávez y Luiz Inácio (Lula) da Silva.

Según los voceros gubernamentales, Bush señaló que tenía “muchas ganas” de visitar Argentina (algo que su padre hizo varias veces). Esto podría ocurrir si se confirma su asistencia a la Cumbre de las Américas, programada para noviembre en Mar del Plata. Kirchner le proporcvionó algunos detalles e indicadores económicos. Recalcó en especial los últimos datos sobre retroceso la pobreza, la indigencia y el desempleo.

Entretanto, el juez federal de Manhattan sur, Thomas Griesa, levantaba el embargo sobre unos US$ 7.000 millones en bonos argentinos, que custodia Bank of New York. Como era lógico, el magistrado admitió que esos papeles ya no pertenecen a la Argentina, sino a los acreedores que entraron en el canje. Por supuesto, NML Capital (o sea, Elliot Group, que pretende cobrar sin quitas acreencias por US$ 345 millones) y otros buitres apelaron la medida.

Medios porteños allegados a ese “lobby” estiman que, mientras el tribunal de alzada no se expida, no se podrá entregar los bonos como se preveían (el viernes 1). Aunque así fuera, la situación no afectaría la mayor parte del canje, que se hará fuera de Estados Unidos.

Néstor Kirchner recibió el martes un llamado de su par, George W.Bush, quien se congratuló por la marcha de la economía en los últimos dos años y el éxito en la restructuración de la deuda externa “Si siguen por este camino –sostuvo-, los capitales extranjeros van a regresar”. El gesto parecía calculado para coincidir con el nuevo embate jurídico de los fondos buitres contra el canje y las concomitantes presiones del Fondo Monetario. De paso, dejó sin sustento a columnistas conservadores locales , según quienes el cambio de funciones de John Taylor (sale de Hacienda) priva a la Argentina de apoyos en Washington.

De acuerdo con fuentes oficiales, el diálogo entre ambos mandatarios duró unos 20 minutos. En su transcurso, Bush agradeció el papel que está cumpliendo el país en la región y, en especial, “en el conflicto de Bolivia”, aunque recalcó preocupaciones sobre Venezuela. Exactamente mientras José Rodríguez Zapatero –“premier” español- se reunía con Álvaro Uribe (Colombia), Hugo Chávez y Luiz Inácio (Lula) da Silva.

Según los voceros gubernamentales, Bush señaló que tenía “muchas ganas” de visitar Argentina (algo que su padre hizo varias veces). Esto podría ocurrir si se confirma su asistencia a la Cumbre de las Américas, programada para noviembre en Mar del Plata. Kirchner le proporcvionó algunos detalles e indicadores económicos. Recalcó en especial los últimos datos sobre retroceso la pobreza, la indigencia y el desempleo.

Entretanto, el juez federal de Manhattan sur, Thomas Griesa, levantaba el embargo sobre unos US$ 7.000 millones en bonos argentinos, que custodia Bank of New York. Como era lógico, el magistrado admitió que esos papeles ya no pertenecen a la Argentina, sino a los acreedores que entraron en el canje. Por supuesto, NML Capital (o sea, Elliot Group, que pretende cobrar sin quitas acreencias por US$ 345 millones) y otros buitres apelaron la medida.

Medios porteños allegados a ese “lobby” estiman que, mientras el tribunal de alzada no se expida, no se podrá entregar los bonos como se preveían (el viernes 1). Aunque así fuera, la situación no afectaría la mayor parte del canje, que se hará fuera de Estados Unidos.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades