Brasil tuvo un carnaval color naranja

Los brasileños vistieron naranja para protestar por el bolsogate.

 La elección de ese color para vestirse fue pensada para enviar un mensaje al presidente Jair Bolsonaro. En brasileño la palabra para naranja, “laranja”, significa también en el lenguaje popular entramados financieros fraudulentos.

 

Hay dos escándalos que envuelven a la familia presidencial – justo el tipo de maniobras financieras que él prometió combatir si era elegido – que se supone hicieron uso de “laranjas”.

 

En diciembre 2018 la fiscalía de Río de Janeiro abrió una indagatoria contra Fabricio Queiroz, oficial retirado de la policía y amigo de la familia Bolsonaro quien recibió pagos en efectivo sospechosos en 2016 y 2017 mientras trabajaba como asesor del hijo del presidente, Flavio Bolsonaro, en aquel momento diputado por Río de Janeiro. En Internet eso se difundió como el “Bolsogate”.

 

Y en febrero, el diario Folha de Sao Paulo reveló que el partido del presidente presuntamente desvió fondos públicos de la campaña a candidatos que nunca participaron en las elecciones 2018. En medio de ese escándalo, el presidente Bolsonaro echó al secretario general de la presidencia, Gustavo Bebbiano.

 

Según la ley brasileña todos los partidos políticos deben apartar 30% de sus fondos a candidatas mujeres para aumentar la participación femenina en las bancas del parlamento. Se cree que el PSL (Partido Social Liberal) del presidente usó ese dinero para sí mismo. Se supone que dos ministros conocían el procedimiento. Uno de ellos fue obligado a renunciar durante el escándalo.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades