Brasil rebajó su pronóstico de crecimiento

Para el año 2001, el Banco Central de ese país bajó las expectativas de crecimiento debido, según afirman, a la crisis argentina y al incremento del precio del petróleo. En lo que va del año Brasil creció 3,89%.

20 noviembre, 2000

El presidente del Banco Central de Brasil, Arminio Fraga, rebajó su pronóstico de crecimiento económico para el 2001 entre uno y medio punto, y lo ubicó en 4% ó 4,5%.

La causa, según manifestaron las autoridades de la entidad bancaria, son los problemas económicos de la Argentina y los altos precios del petróleo.

En una entrevista periodística publicada ayer (domingo 19), Fraga manifestó que era poco probable que los operadores de la política monetaria rebajaran las tasas de interés en una reunión ordinaria mensual del Banco Central brasileño programada para pasado mañana.

“Estamos en un ambiente de vientos en contra (de la reducción de intereses) y por esta razón el proceso se ha detenido un poco”, declaró Fraga al diario O´Globo.

El funcionario señaló que, en los pasados seis meses, la recuperación en las principales economías de América latina ha sido frenada por los crecientes precios del petróleo, los problemas en la Argentina y la volatilidad en los mercados locales de acciones y monedas; “Las proyecciones han caído como resultado de esto”, resumió el titular del Banco Central.

El estatal Instituto Nacional de Estadísticas de Brasil informó el viernes último que el crecimiento en los primeros nueve meses de este año había llegado a 3,89%, su nivel más alto para el período desde 1995.

Fraga consideró que, como la economía no mostraba signos de “enfriamiento”, Brasil podría alcanzar todavía un crecimiento de 4% en este año, como proyectó el gobierno de Fernando Henrique Cardoso.

El titular del Banco Central brasileño, dijo que confiaba en que los financieros internacionales ayudarán a la Argentina a salir de sus aflicciones económicas, aunque advirtió que los problemas del otro gran país sudamericano continuarían probablemente hasta bien entrado el 2001.

“No veo momentos placenteros para la economía de la Argentina en el próximo año. Va a ser una salida dolorosa, pero es lo único disponible”, sentenció.

Añadió que la comunidad crediticia internacional debería respaldar a la Argentina, especialmente considerando sus altas tasas de crecimiento que en la última década promediaron más de 4%.

Las instituciones de crédito deberían tener los fondos disponibles para la Argentina después que los países receptores de paquetes de ayuda por la crisis de los mercados emergentes de la última década devuelvan sus préstamos, dijo Fraga.

El presidente del Banco Central de Brasil, Arminio Fraga, rebajó su pronóstico de crecimiento económico para el 2001 entre uno y medio punto, y lo ubicó en 4% ó 4,5%.

La causa, según manifestaron las autoridades de la entidad bancaria, son los problemas económicos de la Argentina y los altos precios del petróleo.

En una entrevista periodística publicada ayer (domingo 19), Fraga manifestó que era poco probable que los operadores de la política monetaria rebajaran las tasas de interés en una reunión ordinaria mensual del Banco Central brasileño programada para pasado mañana.

“Estamos en un ambiente de vientos en contra (de la reducción de intereses) y por esta razón el proceso se ha detenido un poco”, declaró Fraga al diario O´Globo.

El funcionario señaló que, en los pasados seis meses, la recuperación en las principales economías de América latina ha sido frenada por los crecientes precios del petróleo, los problemas en la Argentina y la volatilidad en los mercados locales de acciones y monedas; “Las proyecciones han caído como resultado de esto”, resumió el titular del Banco Central.

El estatal Instituto Nacional de Estadísticas de Brasil informó el viernes último que el crecimiento en los primeros nueve meses de este año había llegado a 3,89%, su nivel más alto para el período desde 1995.

Fraga consideró que, como la economía no mostraba signos de “enfriamiento”, Brasil podría alcanzar todavía un crecimiento de 4% en este año, como proyectó el gobierno de Fernando Henrique Cardoso.

El titular del Banco Central brasileño, dijo que confiaba en que los financieros internacionales ayudarán a la Argentina a salir de sus aflicciones económicas, aunque advirtió que los problemas del otro gran país sudamericano continuarían probablemente hasta bien entrado el 2001.

“No veo momentos placenteros para la economía de la Argentina en el próximo año. Va a ser una salida dolorosa, pero es lo único disponible”, sentenció.

Añadió que la comunidad crediticia internacional debería respaldar a la Argentina, especialmente considerando sus altas tasas de crecimiento que en la última década promediaron más de 4%.

Las instituciones de crédito deberían tener los fondos disponibles para la Argentina después que los países receptores de paquetes de ayuda por la crisis de los mercados emergentes de la última década devuelvan sus préstamos, dijo Fraga.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades