Bloqueo israelí a Palestina

Israel bloqueó militarmente al régimen palestino e impuso el estado de sitio en Cisjordania. Barak convocó al Gabinete de Seguridad.

14 noviembre, 2000

En una fuerte escalada de la violencia en Medio Oriente, cuatro israelíes y cuatro palestinos murieron ayer en distintos enfrentamientos en una jornada que terminó con la imposición del estado de sitio por el ejército de Israel en todas las zonas cisjordanas en las que rige la autonomía palestina.

Tres de las víctimas israelíes murieron cuando un grupo de palestinos abrió fuego contra dos vehículos al norte de Ramallah, matando en el primero a una maestra de una colonia judía y en el segundo, un micro que transportaba soldados, a dos de ellos.

La otra víctima, un camionero israelí, cayó en una emboscada palestina cerca de la barrera de Kissufim, que separa Israel de la Franja de Gaza.

En tanto, dos palestinos fueron alcanzados por disparos israelíes en enfrentamientos registrados cerca del campo de refugiados de Jan Yunes, en la Franja de Gaza, mientras otro falleció en Kalkilya, Cisjordania, alcanzado por balas de una ametralladora.

También falleció en el hospital Nasser de esa misma región, otro joven palestino a causa de las heridas sufridas el sábado pasado.

La decisión de imponer el estado de sitio sobre la región fue adoptada unas horas después de que, tras su encuentro con el presidente de Estados Unidos, el premier israelí declarase que “los acuerdos han sido gravemente violados” y ordenó al ejército “dar los pasos necesarios” para repeler la violencia.

De acuerdo con la decisión, no se permitirá que vehículos palestinos salgan o entren en los territorios de Cisjordania en los que rige la autonomía completa, salvo por razones humanitarias como el transporte de alimentos o medicinas para enfermos.

Mientras tanto, el jefe político del Movimiento de Resistencia Islámica palestino (Hamas), Jaled Mechaal, afirmó que se reunió con el líder palestino, Yasser Arafat, al margen de la IX cumbre de la Organización de la Conferencia Islámica en Doha, donde el mundo musulmán expresó su apoyo unánime a la “guerra santa (Yihad) contra la ocupación israelí”.

El primer ministro israelí, Ehud Barak, adelantó su regreso de Estados Unidos y convocó a una reunión especial del Gabinete reducido para asuntos de seguridad.

En una fuerte escalada de la violencia en Medio Oriente, cuatro israelíes y cuatro palestinos murieron ayer en distintos enfrentamientos en una jornada que terminó con la imposición del estado de sitio por el ejército de Israel en todas las zonas cisjordanas en las que rige la autonomía palestina.

Tres de las víctimas israelíes murieron cuando un grupo de palestinos abrió fuego contra dos vehículos al norte de Ramallah, matando en el primero a una maestra de una colonia judía y en el segundo, un micro que transportaba soldados, a dos de ellos.

La otra víctima, un camionero israelí, cayó en una emboscada palestina cerca de la barrera de Kissufim, que separa Israel de la Franja de Gaza.

En tanto, dos palestinos fueron alcanzados por disparos israelíes en enfrentamientos registrados cerca del campo de refugiados de Jan Yunes, en la Franja de Gaza, mientras otro falleció en Kalkilya, Cisjordania, alcanzado por balas de una ametralladora.

También falleció en el hospital Nasser de esa misma región, otro joven palestino a causa de las heridas sufridas el sábado pasado.

La decisión de imponer el estado de sitio sobre la región fue adoptada unas horas después de que, tras su encuentro con el presidente de Estados Unidos, el premier israelí declarase que “los acuerdos han sido gravemente violados” y ordenó al ejército “dar los pasos necesarios” para repeler la violencia.

De acuerdo con la decisión, no se permitirá que vehículos palestinos salgan o entren en los territorios de Cisjordania en los que rige la autonomía completa, salvo por razones humanitarias como el transporte de alimentos o medicinas para enfermos.

Mientras tanto, el jefe político del Movimiento de Resistencia Islámica palestino (Hamas), Jaled Mechaal, afirmó que se reunió con el líder palestino, Yasser Arafat, al margen de la IX cumbre de la Organización de la Conferencia Islámica en Doha, donde el mundo musulmán expresó su apoyo unánime a la “guerra santa (Yihad) contra la ocupación israelí”.

El primer ministro israelí, Ehud Barak, adelantó su regreso de Estados Unidos y convocó a una reunión especial del Gabinete reducido para asuntos de seguridad.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades