Armenia: se rindió el comando terrorista que tomó el Parlamento

El grupo armado que asesinó al primer ministro consiguió garantías de un juicio justo y depuso su actitud. También murieron otros siete funcionarios. El ejército armenio habló de "conspiración".

29 octubre, 1999

El comando armado que tomó el miércoles por asalto al Parlamento armenio, y mató al primer ministro Wasguen Sarkisian y a siete funcionarios más, se rindió ayer a la policía, luego de difundir un mensaje en el que afirmaban haber lanzado su acción para salvar al país del colapso político y económico. Los 40 rehenes, en su mayoría legisladores, fueron liberados. El presidente armenio, Robert Kocharian, fue quien negoció el acuerdo con los terroristas, a quienes les prometió un “juicio justo”. La acción de los cinco terroristas, por otro lado, le costó el puesto al ministro del Interior, Suren Abramjan, que ayer presentó su renuncia, luego de que los militares lo acusaran por fallas en la seguridad. El ejército denunció que el atentado fue resultado de “una conspiración”, y advirtió que “no nos quedaremos cruzados de brazos”. También pidieron la renuncia del Fiscal General. La clave del conflicto podría estar en la disputa sobre Nagorni-Karabaj, un enclave de población armenia dentro de la vecina república caucásica e islámica de Azerbaiyán.
(Página/12, Clarín)

El comando armado que tomó el miércoles por asalto al Parlamento armenio, y mató al primer ministro Wasguen Sarkisian y a siete funcionarios más, se rindió ayer a la policía, luego de difundir un mensaje en el que afirmaban haber lanzado su acción para salvar al país del colapso político y económico. Los 40 rehenes, en su mayoría legisladores, fueron liberados. El presidente armenio, Robert Kocharian, fue quien negoció el acuerdo con los terroristas, a quienes les prometió un “juicio justo”. La acción de los cinco terroristas, por otro lado, le costó el puesto al ministro del Interior, Suren Abramjan, que ayer presentó su renuncia, luego de que los militares lo acusaran por fallas en la seguridad. El ejército denunció que el atentado fue resultado de “una conspiración”, y advirtió que “no nos quedaremos cruzados de brazos”. También pidieron la renuncia del Fiscal General. La clave del conflicto podría estar en la disputa sobre Nagorni-Karabaj, un enclave de población armenia dentro de la vecina república caucásica e islámica de Azerbaiyán.
(Página/12, Clarín)

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades