Argentinos: un tercio es pobre

Se trata de sectores marginales, con serias dificultades para conseguir trabajo. Más de dos millones de personas viven con $1 diario.

4 diciembre, 2000

De acuerdo a un estudio recientemente publicado por la consultora Equis, en la Argentina más de dos millones de personas se ven obligadas a subsistir con un peso ,o menos, diarios.

La Argentina tiene un ingreso per cápita de US$ 9.000 anuales, el más alto de América latina y lo que la inhabilita para ser considerada, por los organismos de crédito internacional, como un país pobre.

Sin embargo, según datos oficiales del Indec, el país presenta hoy la peor distribución de la renta de los últimos 25 años.

Un argentino que pertenece al sector poblacional más rico (10%) cobra un sueldo 24,8 veces más alto del que percibe uno del 10% más pobre.

La mayor concentración de gente que vive bajo la línea de pobreza o de indigencia, está en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Chaco, Corrientes y Formosa.

Sumando estas regiones, se concluye que nueve millones de argentinos viven en la pobreza y, alrededor de dos millones de ellos, en la extrema pobreza (indigencia).

Hay, entre muchas otras, tres condiciones que caracterizan a estos sectores de la población: serias dificultades para conseguir trabajo, baja calificación laboral y escaso nivel educativo.

El economista Osvaldo Giordano, director ejecutivo de la Fundación Novum Millenium, coincide en que una simple reactivación no alcanzaría para solucionar los problemas de estas poblaciones marginales.

“Es cierto que el crecimiento de la economía es una condición necesaria para encontrar una salida, pero en este sector debería contar con algún acompañamiento”, señala Giordano y agrega que, a su criterio, uno de los principales ítems a cubrir en estos sectores es la educación.

De acuerdo a un estudio recientemente publicado por la consultora Equis, en la Argentina más de dos millones de personas se ven obligadas a subsistir con un peso ,o menos, diarios.

La Argentina tiene un ingreso per cápita de US$ 9.000 anuales, el más alto de América latina y lo que la inhabilita para ser considerada, por los organismos de crédito internacional, como un país pobre.

Sin embargo, según datos oficiales del Indec, el país presenta hoy la peor distribución de la renta de los últimos 25 años.

Un argentino que pertenece al sector poblacional más rico (10%) cobra un sueldo 24,8 veces más alto del que percibe uno del 10% más pobre.

La mayor concentración de gente que vive bajo la línea de pobreza o de indigencia, está en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Chaco, Corrientes y Formosa.

Sumando estas regiones, se concluye que nueve millones de argentinos viven en la pobreza y, alrededor de dos millones de ellos, en la extrema pobreza (indigencia).

Hay, entre muchas otras, tres condiciones que caracterizan a estos sectores de la población: serias dificultades para conseguir trabajo, baja calificación laboral y escaso nivel educativo.

El economista Osvaldo Giordano, director ejecutivo de la Fundación Novum Millenium, coincide en que una simple reactivación no alcanzaría para solucionar los problemas de estas poblaciones marginales.

“Es cierto que el crecimiento de la economía es una condición necesaria para encontrar una salida, pero en este sector debería contar con algún acompañamiento”, señala Giordano y agrega que, a su criterio, uno de los principales ítems a cubrir en estos sectores es la educación.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades