Argentinos 2013: “¡Bajemos un cambio!â€

El Pulso Social que mide CCR sorprende este año al argentino mirando menos al mundo, necesitado de disminuir la polarización, rebuscándoselas para no perder poder adquisitivo y en la búsqueda de gratificaciones inmediatas.

20 septiembre, 2013

Pulso Social 2013 analiza cómo ven los argentinos al mundo y a nuestro país –El humor social– y cómo avizoran el futuro a través del consumo, entre otras cosas.

Es un estudio que se viene realizando desde 2002 a fin de indagar año tras año la evolución del estado de ánimo poscrisis y contiene una etapa cualitativa de focus group con diversas técnicas proyectivas en AMBA y una etapa cuantitativa conformada por casos provenientes de un panel online, a lo largo de todo el país, cruzada con información de auditoría de CCR.

Entre las conclusiones que arrojó el informe se encuentran:
La mirada del mundo pierde relevancia
En Argentina surge la necesidad de disminuir la polarización. Se busca un referente que unifique la confrontación.
Se profundizan las estrategias de “rebusque” como producto de la inflación y percepción de pérdida de poder adquisitivo.
El consumidor actual considera que los productos sin descuentos o promociones están sobrevaluados.
Es autocomplaciente y busca equilibrar las presiones cotidianas con gratificación inmediata.

Según la encuesta, los argentinos vemos este año al mundo como poco relevante y una réplica de lo que sucede en Argentina.

Antes algunos países (Europa y EE.UU.) eran aspiracionales, pero ahora se rescatan aspectos negativos, percibidos como inestables, en riesgo de crisis, similares a las vividas en el país, y se considera que Argentina es reconocida desde el exterior, ocupando un espacio en el mundo.
El ideal se equipara: el mundo pierde foco y la mirada se instala en lo más cercano: Argentina y Latinoamérica

Según las respuestas procesadas por CCR, el argentino ve al mundo globalizado y ambivalente
Los que piensan en positivo, distinguen a la tecnología como un valor importante, reflejado en el acceso a la comunicación, la información inmediata, la mayor participación ciudadana (como resultado de la crisis política) y el incremento en la conciencia ecológica.

Los que priorizan los aspectos negativos señalan que los valores están en crisis, por el egoísmo, la pérdida de valores, como el respeto por el otro y la honestidad, así como la disminución de la tolerancia.

Relacionan los conflictos y enfrentamientos económicos con la violencia, la crisis política, la pobreza y la contaminación.

En tal sentido, parafrasea la consultora a Al Gore, en La verdad incómoda: “No estamos hablando de un tema científico o político. Al estar en juego la supervivencia de nuestra civilización y la habitabilidad de la Tierra
éste se vuelve un momento moral, una encrucijada. Se trata de un desafío ético y espiritual”.

También sobre América Latina, revela la existencia de dos miradas bifurcadas:
La positiva sigue a Brasil por el crecimiento sostenido de sus economías, la creciente exportación y la respuesta a los reclamos sociales; a Chile, pese a su falta de educación pública, y a Colombia y Uruguay.
La negativa sigue a Venezuela, Ecuador y Bolivia, para reparar en la crisis y división, donde sólo parecen resultar favorecidos los más humildes, y teme un reflejo en el país del caos venezolano.

Algunas de las reflexiones consignadas son: “Pareciera que hay dos realidades: un bloque que seríamos nosotros (Ecuador, Venezuela…) y por otro lado los países como Chile, Brasil, Colombia… que están creciendo. Estamos desunidos.
Desencanta asimismo a los niveles socioeconómicos medios que “el famoso Mercosur, que iba a ser una unidad entre todos los países, para hacer frente a Estado Unidos… pero se fue cada uno para su lado y no se logró una unión verdadera”.

Y cuando se les pregunta cuál sería hoy el país ideal para vivir siguen eligiendo a Argentina (25,4%), porque prevalece lo emocional por sobre lo racional. Segundo Australia (15,3%), tercero Suiza (15,0%) y cuarto Canadá (12,2%).

La característica es que predominan en la elección de Argentina los adultos mayores de 51 a 70 años (35%), pero el porcentaje es mejor a 2012 y 2011.

El descreimiento en Argentina lo captura Australia, traccionado por los más jóvenes.

El principal motivo por el que se elige a Argentina es por un sentimiento nacionalista, seguido por el estilo de vida y que hay trabajo.

Sobre Australia, valorizan que la gente vive bien, que hay seguridad y los sueldos rinden. En Suiza por la estabilidad económica, la seguridad y la buena educación, y en Canadá, porque la gente vive bien, la estabilidad económica y la seguridad.

Los motivos de elección de Argentina como país ideal para vivir se sustentan por cuestiones emocionales: arraigo al país natal y estilo de vida, mientras que para los otros países prevalece lo racional: Estabilidad económica y la imagen de que “la gente vive bien” y hay “seguridad”.

La estabilidad económica y la seguridad aparecen en los primeros lugares alternativos.

Acerca de la inseguridad reproduce la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes según PNUD, y ahí surge que Brasil tiene 21; Uruguay 5,9, Argentina 3,4, Chile 3,2, Canadá 1,6, Francia 1,1, China 1,1, Australia 1,0, España 0,8 y Suiza 0,7.
Finalmente, de los países ideales que surgen del índice de desarrollo humano de 2013 que realiza ONU, la conclusión que saca el trabajo es que en 2009 se iba de crisis en crisis, en 2011 campeó un moderado optimismo, en 2012 la bipolaridad e incertidumbre, ya que continuaban las opiniones polarizadas entre los pesimistas y optimistas.
En los primeros, prevalecían las sensaciones de fastidio y/o impotencia por situaciones que no se resuelven, como inseguridad, inflación, la crítica a la implementación de planes sociales y su incidencia en la cultura de trabajo, la corrupción, inseguridad jurídica, en tener en cuenta la mirada desde exterior como país impredecible, la movilización del 18 A, el rechazo por ausencia de Cristina.

Los que aprueban, adhieren, apoyan, ponderan los planes sociales, la política de derechos humanos, el empleo estable, relativizan problemáticas diciendo “corrupción e inflación hubo siempre”, destacan la solidaridad de la gente (por la asistencia a los inundados), los atributos culturales del país, la estabilidad democrática, YPF nacionalizada y la cultura argentina.

Pero así se llega a 2013, según la encuesta, donde la novedad que aparece es la necesidad de salir de la confrontación, de encontrar unidad y de ahí surge una exhortación resumida en “bajemos un cambio”.

Culmina con una cita de Aristóteles: “La virtud es una posición intermedia entre dos vicios, el uno por exceso y el otro por defecto. La felicidad duradera se alcanza encontrando y manteniendo un camino medio entre la desmesura y la insuficiencia”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades