Aperitivo de Merkel en Baviera

Los aliados de la canciller alemana Angela Merkel obtuvieron ayer la mayoría absoluta en el Parlamento regional en las elecciones de Baviera, en un anticipo de las elecciones legislativas federales del próximo domingo. 

16 septiembre, 2013

La victoria de la Unión Cristiana y Social bávara (CSU), aliados en la coalición gubernamental de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), fortalece el favoritismo de Merkel a nivel federal, quien el próximo domingo buscará su tercer mandato consecutivo al frente de Alemania en una elección crucial para el futuro de la Unión Europea (UE) y la zona euro. 

Este domingo en Baviera la CSU se alzó con el 49 % de los votos, según las coincidentes proyecciones de boca de urna de la televisión pública ZDF y la privada ARD.

Los conservadores bávaros, que se encuentran en el poder desde hace 56 años, fueron secundados por el partido Socialdemócrata alemán (SPD) con un 20,5 %, lo que debilita sus esperanzas de suceder a Merkel a nivel nacional.

De esta forma, la opositora SPD, del candidato a canciller Peer Steinbruck, sufrieron una severa derrota, que se transforma en un mal augurio para la elección federal donde se renovará la totalidad de los diputados del Bundestag (Cámara Baja), quienes designarán al nuevo Canciller para los próximos cuatro años.

Para demostrar su independencia, el poderoso y vasto Land de Baviera, que de ser un Estado independiente se convertiría en la sexta economía de la zona euro, organizó su elección legislativa una semana antes que el resto de los estados del país.

“Querida Angela, le dejamos la pelota en la línea de penal, usted sólo tendrá que patearla”, declaró esta tarde ante la prensa el ministro-presidente de Baviera, Horst Seehofer.

Sin embargo, el resultado representa también una señal de alarma para Merkel de cara a la elección federal por el magro resultado que obtuvo el otro partido que conforma la actual coalición gubernamental junto a la CDU y la CSU, el partido Democrático Liberal (FDP).

Los liberales sólo lograron hoy un 3% de los votos y se quedaron fuera del Parlamento bávaro (el umbral para ingresar es de al menos el 5%).

En caída libre en las encuestas a nivel federal, los liberales del FDP necesitan obtener escaños el próximo domingo, caso contrario no podrán continuar en el Ejecutivo, algo que debilitará a Merkel, quien anhela ser reelecta con la misma coalición con la que gobierna hoy.

De darse este escenario, Merkel podría realizar una coalición con la CSU (16% a nivel nacional) o con los socialdemócratas de la SDP como entre 2005-2009, algo que, sin embargo, ya fue descartado por el candidato Steinbruck, quien goza de un 28% de intención de voto.

A pesar de ser la clara favorita y atenta al crecimiento del socialdemócrata Steiubruck en las encuestas (descontó 19 puntos porcentuales en un mes), la canciller alemana reclamó esta semana que la anunciada victoria en Baviera no desmovilice a su electorado en momentos donde los indecisos rozan el 15%.

Por ese motivo, las encuestas no permiten delinear una mayoría clara entre las posibles coaliciones que podría conformar Merkel.

Una derrota de los socialdemócratas y sus aliados ecologistas Los Verdes, que mantienen un 10% de intención de voto, sumado a la caída de los liberales y a una buena elección del partido Die Linke (La Izquierda), podría cambiar el escenario histórico de la política alemana.

Este escenario fortalecería a la oposición de centro e izquierda y mantendría latente la posibilidad de que éstos puedan llamar a elecciones anticipadas si surgen fuertes contrapuntos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades