América latina depende mucho del petróleo

La canasta energética de los países de América Latina y el Caribe, salvo pocas excepciones, es predominantemente dependiente de los hidrocarburos (petróleo, gas natural y sus derivados), según Olade.

21 octubre, 2015

En un documento realizado por la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), con la autoría del especialista Fabio García, las consultoras Marcela Reinoso y Ana Lucía Correa, y Juan Felipe Neira (Energy Charter) se describe que en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, el gas natural tiene una participación importante en países como Argentina, Bolivia, México, Perú, América Latina y el Caribe con más del 50% de participación de esta fuente en su matriz energética, aunque sobresalen en ella el petróleo crudo y sus derivados.

  

América Latina y el Caribe poseen cerca del 70% de participación de hidrocarburos en su matriz energética con un 26% de participación de gas natural lo que puede considerarse un valor alto en comparación al dato mundial (21%) y al de los países OCDE (22%) (Energy Outlook, IEA, 2010).

 

La fracción está compuesta mayoritariamente por fuentes de energía renovable (23%) complementándose con carbón mineral y energía nuclear.

 

Productores de hidrocarburos en América Latina y el Caribe

 

En América Latina y el Caribe existen 15 países productores primarios de hidrocarburos, donde se pueden distinguir 3 grupos: el de los grandes productores integrado por México, Venezuela y Brasil, que abarcan en conjunto el 68% de la producción regional, el de medianos productores que incluye a Colombia, Argentina, Trinidad y Tobago, Ecuador, Perú y Bolivia; con el 31% de participación en el total regional; y el de pequeños productores formado por Cuba, Chile, Suriname, Guatemala, Belice y Barbados, con solamente el 1% de contribución al total regional.

 

Reservas probadas de hidrocarburos convencionales en América Latina y el Caribe

 

América Latina y el Caribe cuentan al 2013 con reservas probadas de hidrocarburos convencionales de alrededor de 400,000 Mbep1, de las cuales un 86% corresponden a petróleo crudo y el 14 % a gas natural.

 

A su vez, el 87% del total regional de reservas de petróleo crudo se encuentran localizadas en Venezuela, país con las mayores reservas probadas de petróleo crudo del mundo (298,353 Mbbl2).

 

En el caso de gas natural, Venezuela se destaca con una participación del 60% de las reservas probadas a nivel regional.

 

Al relacionar las reservas probadas de hidrocarburos con los niveles de producción de 2013, se observa que para la mayoría de países de América Latina y el Caribe, el horizonte de alcance de dichas reservas no superan los 20 años, lo que constituye un motivo de preocupación para países netamente exportadores de hidrocarburos donde este rubro representa un alto componente de los ingresos fiscales, como son Bolivia, Colombia, México y Trinidad y Tobago.

 

Exportadores netos de hidrocarburos en América Latina y el Caribe

 

En América Latina y el Caribe, existen pocos países exportadores netos de hidrocarburos. Este grupo de países se restringe a Venezuela, Colombia, México, Trinidad y Tobago, Ecuador, Bolivia y Perú; el resto de los 27 países miembros de OLADE son importadores netos de hidrocarburos, incluyendo importantes productores de petróleo y gas como Argentina y Brasil. Dados los grandes volúmenes de exportación neta, América Latina y el Caribe se podría considerar como una región netamente exportadora de hidrocarburos.

 

Ãndice de autarquía de hidrocarburos

 

Relacionando la producción primaria de hidrocarburos con la oferta total de estas fuentes, se puede analizar en caso contrario son países dependientes de importaciones para abastecer la demanda interna. La mayoría de los países productores de hidrocarburos son autárquicos y exportadores netos de este tipo de fuentes de energía.

 

Evolución y tendencias de la demanda de gas natural en América Latina y el Caribe

 

El uso de productos petrolíferos, especialmente en el sector transporte, determina una participación siendo excepciones a la regla países con alto consumo de leña y biomasa tradicional como Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y Paraguay, y países altamente gasificados como Argentina y Trinidad y Tobago.

 

Son pocos los países de América Latina y el Caribe que hacen uso del gas natural para generar electricidad. En la matriz de consumo final regional, el gas natural participa con el 13%, y su uso se destina en el sector industrial.

 

Si se analizan los últimos 20 años, respecto a la demanda de gas natural en la región, se puede observar que el tipo de aprovechamiento que más se ha desarrollado en ese período es el correspondiente a la generación de electricidad, pasando de una participación del 19% en el año 1993 a un 36% en el año 2013, mientras que uso del gas natural como insumo en la generación eléctrica, se debe principalmente al desarrollo de diseños limpia y a su precio más competitivo respecto a los derivados de petróleo.

 

Dentro de los sectores de consumo final, el sector industrial es el que se ha mantenido la mayor participación en el uso de gas natural con un 64% en 2013.

 

Sin embargo el sector de mayor crecimiento en el uso de esta fuente en los últimos 20 años es el sector transporte, que ha incrementado su participación desde un 1.7% en 1993 a un 6% en 2013, gracias a la tecnología de gas natural comprimido.

 

Matriz energética de América Latina y el Caribe

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades