Algarabía global por freno al default

China, la Comisión Europea, el Banco Mundial y el FMI, entre otros, celebraron el acuerdo in extremis entre demócratas y republicanos que evitó un default en EE.UU. de catastróficas consecuencias globales.

18 octubre, 2013

“Damos la bienvenida al progreso conseguido”, señaló en rueda de prensa la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying, para quien el hecho de que Estados Unidos sea la mayor economía mundial convertía el problema en “algo más que un asunto interno” de Washington.

China es el mayor acreedor extranjero de Washington, con 1,3 billones de dólares invertidos en bonos del Tesoro.
    
El pacto, que evita la cesación de pagos hasta el 7 de febrero y asigna recursos para que el gobierno federal retome sus actividades tras 16 días de parálisis, “sirve a los intereses de la estabilidad económica mundial y el desarrollo”, dijo el portavoz ministerial, según informó la agencia de noticias EFE.
   
Paralelamente y pese al acuerdo, la agencia de calificación china Dagong bajó la nota a la deuda estadounidense desde “A” (la tercera mejor) a “B”, con perspectiva negativa.
    
La agencia argumentó desde Beijing que “el compromiso del Congreso no es ninguna solución de fondo al problema de la deuda y el gobierno sigue al borde del default”.
    
Luego de reunirse con el presidente estadounidense, Barack Obama, en la Casa Blanca, el primer ministro italiano, Enrico Letta, dio el crédito al mandatario anfitrión por un fin de la crisis que, según dijo, beneficia tanto a Estados Unidos como al resto del mundo.
    
“El éxito es suyo, pero también es nuestro éxito, porque la decisión de ayer fue muy importante para la estabilidad de los mercados del mundo. Estoy muy contento con el resultado de ayer. Es muy importante para nuestro país”, señaló Letta a periodistas, citado por la cadena CNN.
    
La Comisión Europea (CE), en tanto, celebró también el pacto, consideró que se trata de una “victoria de la responsabilidad” y aseguró que elimina una gran sombra que pendía sobre la economía mundial y sobre la naciente recuperación en Europa”, declaró el portavoz de Asuntos Económicos de la CE, Simon O`Connor.
   
También el Banco Mundial (BM) aplaudió el acuerdo y destacó que constituye “una buena noticia para los países en desarrollo y los pobres del mundo”.
    
“La economía global evitó una potencial catástrofe. Esperamos que los responsables políticos de todos los países sigan centrándose en la elaboración e implementación de políticas que promuevan el crecimiento económico e incrementen los trabajos y las oportunidades para todos”, indicó el organismo en un comunicado.
    
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, dio la bienvenida al acuerdo, aunque reclamó a los líderes estadounidenses que en el futuro adopten las medidas necesarias para acabar con la incertidumbre mediante un incremento más duradero de este límite de endeudamiento.
    
Lagarde subrayó también la necesidad de que Washington llegue a un acuerdo presupuestario para 2014 que acabe con el “secuestro” a través de medidas graduales que no perjudiquen a la economía y adopte un plan fiscal equilibrado a medio plazo.
    
La ley antidefault fue aprobada anoche por el Congreso de Estados Unidos a una hora y media de que el país cayera en default, y puso fin a dos semanas de enfrentamiento entre el oficialismo demócrata y la oposición republicana, que hasta último momento reclamó, sin éxito, concesiones para elevar el techo de la deuda.
    
En Israel, un aliado clave de Estados Unidos en Medio Oriente, especialistas dijeron que la pelea política dañó la imagen internacional norteamericana aun cuando se haya llegado a un acuerdo de último momento.
    
“No hay dudas de que se hizo daño a la imagen de estabilidad económica estadounidense”, dijo el enviado económico de Israel en Washington, Eli Groner, a la Radio Militar israelí.
    
“No es bueno para los mercados financieros, ni en Estados Unidos ni en ningún lugar del mundo”, agregó.
    
En Brasil, un gran tenedor de deuda estadounidense, hubo alivio en el gobierno, aunque también preocupación de que al arreglo temporal alcanzado en Washington anticipa más turbulencias en un futuro cercano.
    
El ministro de Economía brasileño, Guido Mantega, dijo que Estados Unidos debe dar una respuesta duradera a esta “solución temporal” que se encontró.
   
Mantega agregó que mientras exista la amenaza de otro cierre del gobierno estadounidense, habrá “una sensación de inseguridad, desconfianza y por lo tanto perjuicio para los negocios en general”.
 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades