Alemania: dureza, rigor y recién después ayuda

En pocas líneas, sostiene Berlín, el Fondo Europeo pro Estabilidad Financiera exige la ratificación de la estructura aprobada –salvo por Gran Bretaña- en diciembre. Ello implica dos tratados complementarios: el del propio FEEF y la unidad fiscal.

<p>En realidad, la formalizaci&oacute;n del segundo es precondici&oacute;n insoslayable para todo tipo de asistencia posterior. As&iacute; se lo plantear&aacute; la canciller Angela Merkel en Bruselas a Mario Monti, primer ministro italiano, y a Mario Draghi, director gerente del Banco Central Europeo.<br />
<br />
Esto ocurrir&aacute; durante un encuentro del europarlamento y la Comisi&oacute;n Europea, programado para este viernes. Su objeto principal consiste en transformar el entendimiento entre veintis&eacute;is pa&iacute;ses (o veinticinco, si excluyen a Hungr&iacute;a) en un texto articulado sobre gobernabilidad econ&oacute;mica.<br />
<br />
No obstante, la nueva movida de los alemanes arriesga complicar los roces entre miembros de la Eurozona. En este caso, con vistas a otra reuni&oacute;n, el lunes 9, entre Merkel y el presidente Nicol&aacute;s Sarkozy.<br />
<br />
Justamente en ese plano, Monti ha presentado el mi&eacute;rcoles enmiendas al futuro tratado. En cierto modo, la idea es modificar la obligaci&oacute;n de reducir anualmente un vig&eacute;simo del d&eacute;bito, hoy en 60%. Italia cree que se trata de una meta insostenible para el pa&iacute;s.<br />
&nbsp;</p>
<p>&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades