Advierten que la crisis de Brasil perjudicará a la Argentina

La crisis que sufre Brasil provocará que la Argentina "vaya perdiendo la ventaja competitiva que alcanzó estos meses con la devaluación del peso".

La crisis que sufre Brasil
provocará que la Argentina “vaya perdiendo la ventaja competitiva
que alcanzó estos meses con la devaluación del peso”, sentenció
la ex secretaria de Industria Débora Giorgi.

Para la ex funcionaria del ex presidente Fernando de la Rúa, la
fuerte suba del riesgo país y de la cotización del dólar en Brasil
“no es una consecuencia decisiva del contagio argentino”, sino
que “gravita más el estancamiento de la economía brasileña y el
escaso dinamismo de las exportaciones”.

Según Giorgi, “el tipo de cambio tiene que reflejar la crisis
brasileña. Si en un año estable como el 2001 el dólar rondó los
2,60 reales, en turbulencia lo veo más cerca de 3,30”.
“En parte, la turbulencia está vinculada a la proximidad de las
elecciones presidenciales. Ni Lula ni José Serra nombrarían a un
(Pedro) Malan en Economía ni a un (Arminio) Fraga en el Banco
Central”, añadió la economista.

En diálogo con un matutino porteño, Giorgi expresó que “hoy
existe una contradicción entre estos ortodoxos y el pensamiento
del resto del gobierno, que (el presidente Fernando) Cardoso de
algún modo resuelve”.

La ex funcionaria señaló además que “la economía brasileña
crece poco, y ahora está entrando en recesión. Las importaciones
caen a un ritmo del 12 por ciento, con lo que han logrado generar
un superávit comercial”.

A su criterio, “entre los inversores no hay apetito por asumir
riesgos en los países emergentes, y además se vislumbra una
tendencia ascendente en las tasas de interés”.

La crisis que sufre Brasil
provocará que la Argentina “vaya perdiendo la ventaja competitiva
que alcanzó estos meses con la devaluación del peso”, sentenció
la ex secretaria de Industria Débora Giorgi.

Para la ex funcionaria del ex presidente Fernando de la Rúa, la
fuerte suba del riesgo país y de la cotización del dólar en Brasil
“no es una consecuencia decisiva del contagio argentino”, sino
que “gravita más el estancamiento de la economía brasileña y el
escaso dinamismo de las exportaciones”.

Según Giorgi, “el tipo de cambio tiene que reflejar la crisis
brasileña. Si en un año estable como el 2001 el dólar rondó los
2,60 reales, en turbulencia lo veo más cerca de 3,30”.
“En parte, la turbulencia está vinculada a la proximidad de las
elecciones presidenciales. Ni Lula ni José Serra nombrarían a un
(Pedro) Malan en Economía ni a un (Arminio) Fraga en el Banco
Central”, añadió la economista.

En diálogo con un matutino porteño, Giorgi expresó que “hoy
existe una contradicción entre estos ortodoxos y el pensamiento
del resto del gobierno, que (el presidente Fernando) Cardoso de
algún modo resuelve”.

La ex funcionaria señaló además que “la economía brasileña
crece poco, y ahora está entrando en recesión. Las importaciones
caen a un ritmo del 12 por ciento, con lo que han logrado generar
un superávit comercial”.

A su criterio, “entre los inversores no hay apetito por asumir
riesgos en los países emergentes, y además se vislumbra una
tendencia ascendente en las tasas de interés”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades