Acuerdo entre Taiwán y Panamá, modelo para Latinoamérica

El Acuerdo de Libre Comercio firmado hoy en Taipei no sólo beneficiará a los 23 millones de taiwaneses y tres millones de panameños, sino que potenciará las inversiones y el comercio de Taiwán en toda Latinoamérica.

El presidente taiwanés, Chen Shui-bian, y su homóloga panameña, Mireya Moscoso, rubricaron este histórico TLC durante la Cuarta Reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de Taiwán, cita de cinco presidentes, un vicepresidente y un primer ministro de Latinoamérica.
“Con este acuerdo logramos posicionar no sólo a Panamá en el mercado asiático, sino que se da un primer paso para potenciar futuras negociaciones de otras naciones del Sistema de Integración Centroamericana con Taiwán”, dijo la presidenta panameña.

Este es el primer TLC que firma Taiwán con un país extranjero, después de su entrada en la Organización Mundial del Comercio en diciembre de 2001, y culmina cinco rondas de negociaciones que comenzaron el 3 de octubre de 2002.
Las rondas negociadoras han sido fundamentales para limar las diferencias que separaban a Taiwán y Panamá sobre la liberalización del comercio agropecuario.

Panamá destaca entre los socios latinoamericanos de la isla, tanto por el volumen de su comercio, que alcanzó los 132,17 millones de dólares en 2002, como por el monto de la inversión taiwanesa acumulada, que asciende a 932,75 millones de dólares e incluye dos terminales portuarias de la empresa naviera “Evergreen” en el Canal de Panamá.
La presidenta panameña señaló y tras la firma que “este acuerdo permitirá un aumento sustancial en el volumen de nuestras exportaciones, al liberar en un plazo inferior a los 10 años cerca del 95 por ciento del universo arancelario, lo que significará un aliciente para acercar a nuestros sectores empresariales”.

Por la parte taiwanesa el principal interés es consolidar, con este acuerdo, los lazos políticos con Panamá, uno de sus principales aliados, y abrir la posibilidad de rubricar otros tratados con países avanzados, como Estados Unidos, Japón, Singapur o Nueva Zelanda.
Los empresarios taiwaneses están convencidos de que este TLC es una oportunidad para penetrar en el sector comercial y financiero panameño, con miras a toda Latinoamérica, aprovechando la privilegiada posición geográfica y comercial del país del Canal, dijo el vicepresidente de la Junta de Comercio Exterior, Liang Kuo-hsing.

Taiwán puede invertir aún mucho en Latinoamérica, ya que dispone de 182.210 millones de dólares en reservas de divisas y cuenta con inversiones en China valoradas en más de 80.000 millones de dólares, mientras que en la región latinoamericana sólo ha desembolsado 3.724,31 millones de dólares en proyectos de manufactura.

La isla sigue gozando de un alto índice de ahorro, el 26,31 por ciento del Producto Nacional Bruto, según datos de 2002, y un volumen total de comercio de 243.129 millones de dólares, del que los aliados centroamericanos y República Dominicana sólo participan con el 0,23 por ciento, con un total de 573,47 millones de dólares en 2002.
“Todo esto muestra que el margen de expansión de las inversiones y del comercio con Latinoamérica son inmensos”, según Chen Tien-chi, presidente del Instituto de Investigación Económica “Chunghua”.
Las empresas taiwanesas han puesto en marcha un despliegue estratégico mundial para dejar de ser una fábrica para las compañías internacionales y lanzar al mercado productos con sus propias marcas que sean comercializados por sus propias redes.

Con estos planes, Latinoamérica se ha convertido en el próximo objetivo de Taiwán.
“Las empresas taiwanesas ya han penetrado y desarrollado redes estratégicas en Europa, Estados Unidos y Asia; ahora le toca al emergente mercado latinoamericano, que es una futura estrella económica”, añadió Chen.
Por su parte, el presidente taiwanés invitó a todos sus aliados latinoamericanos a firmar acuerdos similares, y se espera que después de la rúbrica del TLC entre EEUU y Centroamérica, esa región inicie las negociaciones con la isla.

Fuente: EFE

El presidente taiwanés, Chen Shui-bian, y su homóloga panameña, Mireya Moscoso, rubricaron este histórico TLC durante la Cuarta Reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de Taiwán, cita de cinco presidentes, un vicepresidente y un primer ministro de Latinoamérica.
“Con este acuerdo logramos posicionar no sólo a Panamá en el mercado asiático, sino que se da un primer paso para potenciar futuras negociaciones de otras naciones del Sistema de Integración Centroamericana con Taiwán”, dijo la presidenta panameña.

Este es el primer TLC que firma Taiwán con un país extranjero, después de su entrada en la Organización Mundial del Comercio en diciembre de 2001, y culmina cinco rondas de negociaciones que comenzaron el 3 de octubre de 2002.
Las rondas negociadoras han sido fundamentales para limar las diferencias que separaban a Taiwán y Panamá sobre la liberalización del comercio agropecuario.

Panamá destaca entre los socios latinoamericanos de la isla, tanto por el volumen de su comercio, que alcanzó los 132,17 millones de dólares en 2002, como por el monto de la inversión taiwanesa acumulada, que asciende a 932,75 millones de dólares e incluye dos terminales portuarias de la empresa naviera “Evergreen” en el Canal de Panamá.
La presidenta panameña señaló y tras la firma que “este acuerdo permitirá un aumento sustancial en el volumen de nuestras exportaciones, al liberar en un plazo inferior a los 10 años cerca del 95 por ciento del universo arancelario, lo que significará un aliciente para acercar a nuestros sectores empresariales”.

Por la parte taiwanesa el principal interés es consolidar, con este acuerdo, los lazos políticos con Panamá, uno de sus principales aliados, y abrir la posibilidad de rubricar otros tratados con países avanzados, como Estados Unidos, Japón, Singapur o Nueva Zelanda.
Los empresarios taiwaneses están convencidos de que este TLC es una oportunidad para penetrar en el sector comercial y financiero panameño, con miras a toda Latinoamérica, aprovechando la privilegiada posición geográfica y comercial del país del Canal, dijo el vicepresidente de la Junta de Comercio Exterior, Liang Kuo-hsing.

Taiwán puede invertir aún mucho en Latinoamérica, ya que dispone de 182.210 millones de dólares en reservas de divisas y cuenta con inversiones en China valoradas en más de 80.000 millones de dólares, mientras que en la región latinoamericana sólo ha desembolsado 3.724,31 millones de dólares en proyectos de manufactura.

La isla sigue gozando de un alto índice de ahorro, el 26,31 por ciento del Producto Nacional Bruto, según datos de 2002, y un volumen total de comercio de 243.129 millones de dólares, del que los aliados centroamericanos y República Dominicana sólo participan con el 0,23 por ciento, con un total de 573,47 millones de dólares en 2002.
“Todo esto muestra que el margen de expansión de las inversiones y del comercio con Latinoamérica son inmensos”, según Chen Tien-chi, presidente del Instituto de Investigación Económica “Chunghua”.
Las empresas taiwanesas han puesto en marcha un despliegue estratégico mundial para dejar de ser una fábrica para las compañías internacionales y lanzar al mercado productos con sus propias marcas que sean comercializados por sus propias redes.

Con estos planes, Latinoamérica se ha convertido en el próximo objetivo de Taiwán.
“Las empresas taiwanesas ya han penetrado y desarrollado redes estratégicas en Europa, Estados Unidos y Asia; ahora le toca al emergente mercado latinoamericano, que es una futura estrella económica”, añadió Chen.
Por su parte, el presidente taiwanés invitó a todos sus aliados latinoamericanos a firmar acuerdos similares, y se espera que después de la rúbrica del TLC entre EEUU y Centroamérica, esa región inicie las negociaciones con la isla.

Fuente: EFE

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades