A.latina podría enfrentar la desaceleración de EE.UU.

Así lo afirmaron diversos analistas y ejecutivos quienes señalan que, más allá de la desaceleración estadounidense, América latina crecerá. Planean inversiones.

Analistas económicos, funcionarios de los organismos internacionales de crédito y altos ejecutivos de empresa coinciden en afirmar que, más allá del destino de la economía de Estados Unidos, América latina crecerá durante este año.

Los ejecutivos de General Motors anunciaron despidos y reducciones en la producción en Estados Unidos, junto con un aumento de 22% en las ventas en América latina durante los dos primeros meses del año.

Esta buena performance hace que estén proyectando nuevas inversiones en la región.

GM, como muchas otras firmas estadounidenses, apuesta a que la expansión económica de América latina continuará, justo cuando la economía estadounidense pierde ritmo.

A pesar de que redujo este mes su proyección de crecimiento para la región, el Fondo Monetario Internacional aún espera un crecimiento de 3,9% en promedio en 2001.

“Creo que ese nivel de crecimiento se podrá sostener incluso si la economía estadounidense estuviera más débil de lo que estamos previendo”, opinó David Roberts, principal economista internacional del Bank of America.

Según Roberts, la menor dependencia de América latina de los créditos a corto plazo así como las profundas reformas fiscales de los últimos años en la región redujeron la vulnerabilidad que afectó a la región durante la recesión de Estados Unidos de los ´80 y la crisis asiática de los ´90.

No es que América latina vaya a salir ilesa del letargo económico estadounidense, pero el daño se concentrará principalmente en México y América Central, que dependen más de Estados Unidos, señalan los entendidos.

Para confirmarlo señalan que varios países del Cono Sur dependen mucho menos de las exportaciones en el desempeño total de sus economías, un factor que podría aislarlos de cualquier revés que se produzca en el mercado estadounidense.

En Brasil, las exportaciones representan sólo 10 % del PBI, mientras que en la Argentina equivalen a 8%.

Además, las perspectivas de un dólar debilitado frente a un euro fortalecido podrían ayudar a estimular las exportaciones latinoamericanas a Europa.

Señalan que las esperanzas de que esto ocurra son mayores en el Mercosur, la unión aduanera que agrupa a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Analistas económicos, funcionarios de los organismos internacionales de crédito y altos ejecutivos de empresa coinciden en afirmar que, más allá del destino de la economía de Estados Unidos, América latina crecerá durante este año.

Los ejecutivos de General Motors anunciaron despidos y reducciones en la producción en Estados Unidos, junto con un aumento de 22% en las ventas en América latina durante los dos primeros meses del año.

Esta buena performance hace que estén proyectando nuevas inversiones en la región.

GM, como muchas otras firmas estadounidenses, apuesta a que la expansión económica de América latina continuará, justo cuando la economía estadounidense pierde ritmo.

A pesar de que redujo este mes su proyección de crecimiento para la región, el Fondo Monetario Internacional aún espera un crecimiento de 3,9% en promedio en 2001.

“Creo que ese nivel de crecimiento se podrá sostener incluso si la economía estadounidense estuviera más débil de lo que estamos previendo”, opinó David Roberts, principal economista internacional del Bank of America.

Según Roberts, la menor dependencia de América latina de los créditos a corto plazo así como las profundas reformas fiscales de los últimos años en la región redujeron la vulnerabilidad que afectó a la región durante la recesión de Estados Unidos de los ´80 y la crisis asiática de los ´90.

No es que América latina vaya a salir ilesa del letargo económico estadounidense, pero el daño se concentrará principalmente en México y América Central, que dependen más de Estados Unidos, señalan los entendidos.

Para confirmarlo señalan que varios países del Cono Sur dependen mucho menos de las exportaciones en el desempeño total de sus economías, un factor que podría aislarlos de cualquier revés que se produzca en el mercado estadounidense.

En Brasil, las exportaciones representan sólo 10 % del PBI, mientras que en la Argentina equivalen a 8%.

Además, las perspectivas de un dólar debilitado frente a un euro fortalecido podrían ayudar a estimular las exportaciones latinoamericanas a Europa.

Señalan que las esperanzas de que esto ocurra son mayores en el Mercosur, la unión aduanera que agrupa a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades