A Grecia se le acaba el tiempo

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, solicitó a Angela Merkel acelerar los trabajos para cerrar antes de fin de mes un acuerdo sobre las reformas para recibir la ayuda pendiente de su programa de rescate. 

En una reunión en Bruselas, previa a la cumbre extraordinaria que celebra la Unión Europea (UE) para tratar la crisis migratoria en el Mar Mediterráneo, Tsipras, destacó que ve “convergencia” entre su postura y la de sus socios europeos. 

“Quedó claro que ha habido un progreso sustancial en el Grupo de Bruselas, se ha recorrido una gran distancia”, dijo el primer ministro al término de la cumbre y de reunirse también con el presidente de Francia, Francois Hollande, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Tsipras, quien aseguró sentirse “mucho más optimista” destacó que Atenas y sus socios europeos están “más cerca que en los últimos tiempos” de alcanzar un acuerdo, informó la agencia de noticias EFE.

Por su parte, Hollande sostuvo en una conferencia de prensa que “Grecia debe seguir dando la información necesaria y aplicando las reformas”. Merkel, por su parte, evitó dar detalles de las conversaciones, pero indicó que en cualquier caso harán todo lo posible por evitar una salida del país del euro.

Asimismo, fuentes de la delegación alemana rechazaron brindar detalles debido a que se trató de una “reunión confidencial”. 

Sin embargo, varios medios griegos dejaron trascender que Merkel reiteró a Tsipras que la voluntad alemana es que Grecia permanezca en la Eurozona y se evite una “quiebra catastrófica”. 

El pasado 20 de febrero, los socios europeos decidieron prorrogar por cuatro meses el rescate a cambio de que Grecia introdujera ciertas reformas y permitiera la última revisión del cumplimiento de dichas condiciones, lo cual habilitaría el desembolso de los 7.200 millones de euros pendientes en el programa en fondos europeos y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Fuentes helenas revelaron que hubo un acercamiento de posturas y que se podría alcanzar un acuerdo que abarque la relajación del objetivo del superávit primario incluido en el programa de reformas y ajustes asociado al rescate concedido a Grecia.

Precisaron que se podría llegar a un consenso para limitarlo al 1,2 % del PIB en 2015 y a un 1,5 % en 2016, en lugar del 3 % previsto para este año y el 4,5 % del siguiente.

Además, señalaron que hubo un acercamiento de posiciones con respecto al programa de privatizaciones que la UE impone a Atenas, aunque no brindaron detalles. 

En los únicos punto en los que el gobierno griego no está dispuesto a ceder es en las exigencias para que se bajen los salarios mínimos y pensiones así como en la aplicación de una reforma laboral. 

Los ministros del Eurogrupo se reúnen mañana en un encuentro informal en Riga apenas unos días antes de que finalice el plazo asumido por todos los socios de finales de abril, con pocas perspectivas de lograr un acuerdo.

Con las arcas griegas vacías, crece la expectativa y la urgencia para alcanzar un acuerdo antes de fin de mes, ya que en mayo, deben devolver cerca de 1.000 millones de euros en dos tramos al FMI además de afrontar el pago de salarios y pensiones que mensualmente asciende a algo más de 1.000 millones de euros.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades