Lujo y coronavirus

El mundo de la moda también se paraliza con la epidemia de coronavirus.

La temporada de desfile de este año está oficialmente cancelada. Chanel canceló su desfile en Capri, Italia; Gucci pospuso su presentación en San Francisco; Dior y Prada también pospusieron las suyas.

La Met Gala se pospuso indefinidamente. Las principales casas de moda con sede en Milán han quedado seriamente afectadas pero muchas, incluidas Versace, Armani y Prada están haciendo enormes donaciones. Armani realizó su presentación del año a puertas cerradas. LVMH dejó de fabricar perfumes para producir alcohol en gel que será donado a los hospitales franceses. En Nueva York, Pyer Moss convirtió sus oficinas en centro de donaciones y comenzó a financiar para ayudar a otras pequeñas empresas.

El gran temor es que que no se sabe cuánto durará esta crisis ni cuán profundo será el daño humano y económico. Pero para el negocio de la moda, al menos, hay algunas señales esperanzadoras. Las ventas suntuarias en China están camino a la recuperación. Y hasta hay colas en las boutiques de Chanel.

La mayoría de la gente en el negocio o está bajo condiciones de bloqueo o de distanciamiento social, como el resto del mundo. En la Costa Este de Estados Unidos, los diseñadores de moda han iniciado un Instagram viral para mostrar sus trabajos desde ssus casas.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades