Cómo tener un buen lugar de trabajo

Por primera vez para mucha gente, ha llegado la hora de crearse un lugar de trabajo que sea propicio y, sobre todo, cómodo para el cuerpo.

La epidemia de coronavirus ha provocado que solo los trabajadores con tareas esenciales sigan presentándose al trabajo. Los demás, trabajan desde casa. Por eso, por primera vez para mucha gente, ha llegado la hora de crearse un lugar de trabajo que sea propicio y, sobre todo, cómodo para el cuerpo. “El escritorio debe ser tan cómodo como la ropa que llevamos puesta”, dijo David Rempel, profesor de ergonomía en la Universidad de California.

 

Para mucha gente trabajar desde casa significa sacar la laptop, encontrar una mesa y ponerse a trabajar. Pero si el lugar de trabajo no es cómodo, estarán en problemas. Escribirán más lento y con más errores, entre otras cosas. Si no prestan atención a la tensión en los hombros, cuello y espalda o muñeca, eso luego se convertirá en dolor., como el síndrome del túnel carpiano, donde un nervio pellizcado en la muñeca causa hormigueo, dolor e insensibilidad.

La ergonomía, que consiste en el estudio de cómo el lugar de trabajo afecta el trabajo, es una disciplina muchas veces ignorada.

 

“Hoy hay personas que trabajan 50, 60, 70 y hasta 80 horas por semana en la computadora. Esa gente tendrá problemas y no ha sido entrenada en cómo instalar un buen lugar de trabajo”. Tienen la mente totalmente en la tarea que tienen entre manos y no piensan en el cuerpo hasta que comienza a doler. Dos meses después les duele el brazo y no pueden usar el mouse”.

 

Para que ese tipo de cosas no ocurra, Rempel da algunos consejos:

 

No encorvarse sobre el escritorio. Trabajar con la espalda encorvada todo el día pone mucha presión en el cuello. La gente se encorva, por lo general, cuando no alcanza a ver bien las letras en la pantalla.

 

Escribir con un tamaño de letra que sea fácil de leer. Aunque uno tenga una pantalla grande, podría estar forzando la vista.

 

No usar el teléfono tradicional. Es cansador. Pedir a la compañía que facilite auriculares.

 

Ajustar la silla de manera que brinde buen apoyo a la cintura. El asiento no debe estar ni muy bajo ni muy alto y los pies deben apoyar cómodamente en el suelo.

 

Usar un teclado delgado y chato. Cuando más grueso el teclado más tiene que trabajar la muñeca, lo que contribuye a dolor de muñeca y codo.

 

El monitor debe estar a nivel de los ojos y a un brazo de distancia de la persona. Si está muy alto el que sufra.

 

Elegir un mouse acorde con la carga laboral. La elección del mouse es personal. Se puede usar uno simétrico, asimétrico, con bolita o stylus. Si se lo usa mucho lo mejor es alternar.

 

Colocar el teclado y el mouse a la altura del codo. Una vez que se ajusta la altura de la silla habrá que ajustar el teclado y el mouse para que estén a la misma altura del codo.

 

Colocar el monitor perpendicular a la ventana para evitar el resplandor. El reflejo de la luz molesta para trabajar. Si no se puede ver bien la pantalla, lo más natural es torcer el cuerpo para verla mejor.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades